COMENTARIOS

Orgasmos en el gimnasio

Luisa Ramírez

Orgasmos en el gimnasio Foto: Pantherstock

Puede sonar como la reseña de una película pornográfica: sudoración, actividad física y orgasmos en el gimnasio, pero los investigadores de la Universidad de Indiana, EE. UU., afirman que aún sin estimulación directa o fantasías sexuales, las mujeres pueden tener un orgasmo inducido por el ejercicio.

Alfred Kinsey y sus colegas reportaron el fenómeno por primera vez en 1953. Los investigadores encontraron que el cinco por ciento de las entrevistadas habían experimentado orgasmos relacionados con la actividad física. Sin embargo, no conocían la prevalencia real porque la mayoría de estas mujeres dieron la información sin habérseles preguntado directamente.

Desde entonces los reportes acerca de estos orgasmos y su aparente relación con los músculos abdominales han circulado en los medios por años: “A pesar de la atención que les han prestado los medios populares, poco se sabe sobre la ciencia tras los orgasmos inducidos por el ejercicio”, dijo Debby Herbenick, codirectora del Center for Sexual Health Promotion de la Universidad de Indiana en una edición especial de la revista Sexual and Relationship Therapy en mayo de este año.

Placer en el gimnasio

Herbenick y sus colegas hicieron encuestas en línea que incluían las respuestas de 124 mujeres quienes habían tenido orgasmos durante el ejercicio y 246 que reportaron placer sexual. La mayoría de las encuestadas, entre los 18 y 63 años, tenían una pareja o estaban casadas y el 69 por ciento dijeron ser heterosexuales.

Los investigadores encontraron que el 40 por ciento de ambos grupos habían experimentado placer o un orgasmo en más de 11 ocasiones a lo largo de la vida. La mayoría de las mujeres que dijeron haber tenido un orgasmo afirmaron sentir cierto grado de vergüenza al ejercitarse en lugares públicos. Estas mujeres también negaron tener fantasías sexuales o pensar en alguien que les gustara al momento del ejercicio.

Otro hallazgo interesante es que el 45 por ciento experimentaron estos orgasmos mientras hacían ejercicios abdominales, el 19 por ciento los asociaron al spinning
, el 9.3 por ciento cuando subían por tubos o cuerdas, el siete por ciento reportaron una conexión con el levantamiento de pesas, otro siete por ciento mientras corrían y el resto durante diferentes tipos de ejercicios como el yoga, nadar, el uso de elípticas, aeróbicos, entre otros. El placer sexual se asoció a más tipos de ejercicios que el orgasmo como tal.

Los ejercicios abdominales son los mejores

Las preguntas abiertas revelaron las respuestas más interesantes. Los orgasmos producidos por el ejercicio se relacionaron en su mayoría con los ejercicios en la llamada “silla del capitán” para ejercitar los músculos abdominales. En esta, la persona apoya sus antebrazos en los brazos de la silla y eleva las rodillas hacia el pecho.

Las respuestas abiertas también mostraron que los orgasmos ocurrían más frecuentemente durante múltiples series de sentadillas o con algún otro ejercicio abdominal y no sólo tras un par de repeticiones.

“Muchas de estas mujeres relataron que ya habían experimentado los orgasmos desde niñas”, incluso a edades tan tempranas como los siete años, comentó Herbenick durante una entrevista telefónica para la revista científica Livescience.com y agregó: “En el estudio teníamos al menos una mujer que era virgen y le encantaba poder experimentarlos en el gimnasio”.

Los investigadores aún no saben por qué ciertos ejercicios llevan al orgasmo o al placer sexual pero Herbenick espera que estos hallazgos conduzcan a nuevas investigaciones: “El ejercicio, que tiene beneficios significativos para la salud y el bienestar, también tiene el potencial de mejorar la vida sexual de las mujeres”.

Aprendiendo sobre el orgasmo

Esta investigación tiene varias implicaciones con respecto a la sexualidad femenina. Por ejemplo, el orgasmo y el deseo sexual siempre han sido una prioridad dentro de las preocupaciones de las mujeres con respecto al sexo si se tiene en cuenta que una de cada cuatro mujeres no llega al orgasmo durante la relación sexual. Los investigadores sugieren que “tal vez el ejercicio físico se ha pasado por alto en los estudios clínicos sobre el orgasmo femenino”.

La ciencia lleva mucho tiempo debatiendo el contexto evolutivo del orgasmo femenino y su nexo con la sexualidad y la reproducción. Sin embargo, si un número considerable de mujeres tienen orgasmos durante el ejercicio, esto podría revelar lo se relaciona o no con el sexo y la reproducción.

Herbenick afirma que los orgasmos inducidos por el ejercicio pueden ayudar tanto a los científicos como a las mujeres a aprender acerca del proceso del orgasmo y el funcionamiento de su cuerpo.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.