COMENTARIOS

Los 4 síntomas de una relación en cuidados intensivos

Fucsia.co

Los 4 síntomas de una relación en cuidados intensivos Foto: Ingimages

Existen aspectos de la vida en pareja que se ven directamente afectados cuando alguno de los dos, o los dos, no están motivados ¿Quieres saber cuáles son esas alarmas que muestran el estado crítico de una relación?

Es cierto que cada pareja tiene sus particularidades y no hay un checklist que se pueda llenar para identificar si la relación irá bien o mal. Pero es cierto que hay situaciones en las que se evidencia que uno, o los dos miembros de la pareja, están ‘remando’ para continuar.

La sicóloga, directora del Club de la Buena Vida, As Buena Vida, Rocío Hernández, nos enumera las señales a las que hay que estar atentos. Según la experta, si aparece una de ellas es bueno saber por qué se han prendido las alarmas, pues suele suceder que, conscientes de ello, las dejamos pasar por alto y luego ya es muy tarde, pues la pareja ha dejado de estar involucrada en la relación desde mucho tiempo atrás.

1. Tiempo: uno o los dos miembros de la pareja ya no encuentra tiempo para compartir. Es claro cuando se buscan espacios para los amigos, la familia o determinadas circunstancias, pero ya no es motivante compartir con el otro.

2. Comunicación: sentarse a conversar es esencial para mantener viva la relación. Pero cuando ya no se hablan, no se tienen en cuenta y simplemente ya nos les apetece hablarse, se pierde el interés y la motivación. O quizás esa pérdida vino primero, y con ella la falta de ganas para conversar.

3. Sexualidad: si no se cultiva este aspecto es muy fácil caer en una relación de amistad. “Y si no hay sexo, no hay pareja”, dice la experta. Aunque es normal que haya picos más activos que otros, es importante que no se vea el desinterés de alguno de los dos. (Lee también: "Cuando el deseo se acaba").

4. Atención: si uno de los dos se ve rogándole al otro que le dé atención, tiempo, que tengan sexo, que hablen, es un claro signo de que la relación está en cuidados intensivos. Para esto, los expertos aconsejan sentarse, hablar con sinceridad. Si esto no genera ningún cambio, quizás una terapia de pareja pueda ayudar.

Y, ¿si seguimos a pesar de las señales?

Todos queremos estar en una relación que nos produzca felicidad, pero si es evidente que ya no hay el mismo interés, lo único que pueden darse es dolor. “El daño al seguir adelante es mutuo, cuando ya se llega a un grado de desnutrición que ninguno se alimenta como persona. Ese daño se siente en la autoestima, porque saben que están en la peor de las soledades, que es acompañado”, dice la sicóloga Rocío Hernández.

A medida que pasa el tiempo, es probable que uno de los dos asuma el papel de ‘mendigo’ y empieza a esforzarse para que la otra persona regrese. Pueden venir desde chantajes emocionales  hasta amenazas de hacerse daño si el otro se va. La idea es no dejar ir la vida en una situación en la que no se quiere estar. “Las personas creen que las relaciones están en la cabeza y no les dan tiempo y espacio”, dice la experta.

Por eso, hay que prestarles atención a estas señales, que a veces ignoramos, porque es doloroso reconocer lo que está sucediendo.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.