COMENTARIOS

El deseo sexual nunca muere

Luisa Torres Tobar

El deseo sexual nunca muere Foto: Ingimage

La idea de que los adultos mayores pierden la pasión no hace más que reafirmarlos en un rol de pasividad, que no tiene que ver con la realidad.

Por: Luisa Torres Tobar, sexóloga

Desde el punto de vista social el concepto de vejez está sujeto  a creencias que toman como referencia la edad : 0 a 6 años, 6 a 12, 12 a 16, 16 a 20, 20 a 25, etc. haciendo de esta  uno de los criterios fundamentales de organización de la vida social. El que la edad sea un criterio de organización social significa que la sociedad asigna a los diferentes grupos funciones distintas que implican roles, normas y expectativas más o menos definidas. 

La construcción social del concepto de vejez está también muy sujeta a cambios relacionados con la edad. Entonces, ¿nos podríamos preguntar cuándo se es viejo? Y, ¿qué es ser viejo? Este concepto es muy diferente en niños adolescentes y adultos. La sociedad hace muchas atribuciones incorrectas sobre las personas adultas, creencias erróneas que hacen difícil la vida social y sexual de los mayores. En tiempos pasados, las personas mayores eran vistas como sabios, iluminados, pensadores que mantenían el equilibrio y el  poder, ahora en la actualidad los que tienen el poder son los adultos de mediana edad.

Puedes leer el artículo: 'Menopausia y sexualidad, parte 1'

Uno de los elementos esenciales de esta construcción social de la vejez es la representación mental de esta etapa como periodo de deterioro e involución. Es decir considerar que a partir de cierta edad todas las capacidades se deterioran irremediablemente. Hoy sabemos que no es así, mientras unas capacidades se pueden deteriorar, otras se mantienen o incluso se enriquecen. Un ejemplo de esto es que mientras que el vigor de la erección en la respuesta sexual del hombre disminuya a medida que avanza en edad, no es menos posible que la capacidad de ternura pueda incrementarse a medida que se tiene más edad.

Cambiar esta construcción social de la vejez es el punto clave de conciencia. Mientras que las personas continúen interiorizando el modelo social y de sexualidad propio de la juventud, se verán obligados a pensar que no tienen ningún derecho a interesarse por algo que no les pertenece.

Quizás te interese leer: 'Menopausa y sexualidad, parte 2'

En la sexualidad no se trata de imponer un modelo joven a las personas mayores, sino de disfrutar la posibilidad de que se toquen, atraigan, enamoren y vinculen. Sobre todo la posibilidad de compartir la intimidad con otra persona. En este tema puede tener un lugar destacado la actividad sexual, no entendida necesariamente como actividad orientada al coito o penetración, sino, en un sentido mucho más amplio que puede incluir las relaciones sexuales si es posible y si así lo desean.

Se trata de un concepto de sexualidad mucho más rico al que normalmente consideramos en el  disfrutar el placer del contacto corporal, global y la comunicación, así como de la seguridad emocional que da el sentirse querido. 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.