COMENTARIOS

Cuando el sexo no es la única manera de ser infiel

La publicación de la lista de los usuarios de Ashley Madison, el portal para ser infieles, nos hace preguntarnos si tener sexo con alguien puede ser lo único que definimos como infidelidad. ¿Y coquetear por internet? ¿Y un beso?



Estás con él todo el tiempo. No paras de verlo, de tenerlo entre las manos. Casi no puedes vivir sin él. Es lo primero que ves en la mañana y lo último que ves en la noche. Esa relación es la más estable que has tenido. No es tu novio/novia. Es tu celular. 

Tu prioridad número uno suele ser ese dispositivo que apagas, prendes desbloqueas todo el tiempo. Estás conectado literalmente a él, pero casualmente no tienes tiempo para enviar un mensaje que diga: "Hola amor, ten un gran día" o "Hola cariño. Te estoy esperando en casa. Te quiero".

La realidad es que las relaciones actuales carecen de todo. De ganas de estar, comunicación y por tanto de sexo No hay sino que mirar el escándalo de Ashley Madison, el portal web para hacer citas con otras personas casadas, y verá a más de uno temblando por saber si su nombre será revelado tras el hackeo que sufrió la página.

Y eso es sólo la punta... del iceberg. La realidad es que siempre estamos predispuestos a que vamos a engañar o que a vamos a ser engañados. Y ahora sin esas etiquetas que parecen fastidiar a la mayoría hace más difícil, no sólo saber dónde estás parado, sino cuándo reclamar por la atención y lealtad de alguien.

A ver, pongámoslo más aterrizado. "Sales" o "estás" con alguien, ¿pero eso qué significa? ¿qué se hablan mucho por whatsapp? ¿qué se besan y pasan la noche? ¿que cuándo se ausenta un montón de tiempo tienes derecho a reclamarle? ¿O no sales y estás en un relación, cómo saberlo?

Fácil. No sabemos responder esas preguntas porque ya estamos aceptando de entrada cosas que a lo mejor esa relación también va a terminar mal. Por eso déjamos, por ejemplo, que todo el tiempo esté a la mesa con el celular o que responda "correos/mensajes" hasta altas horas de la noche o que publique cada cosa que se le ocurra en sus redes sociales. Es más, nosotros también lo hacemos. 

¿Somos Barack Obama? ¿una guerra civil puede formarse si no respondemos el teléfono? Porque a menos que sea eso, la sociedad sigue embarrándola: ya nos sabemos cornudos. Es como si sólo fuera cuestión de tiempo. Será así y nada se puede hacer.

Pero entonces piensas en sexo de la manera más tradicional. Piensas en tu chico o chica en la cama con otro y no nos damos cuenta que el engaño está ahí al frente o sobre la palma de tu mano.

Claro que el sexo es una infidelidad de las más graves, pero ¿qué pasa con las infidelidades del dia a día? ¿qué pasa con el mensajito de textoy la "chateadera" con uno y otro, con una y otra? ¿qué pasa con nuestra faltade comunicación constante y paradójica? ¿No es esa una peor forma de engañarnos? ¿Estamos satanizando la tecnología?

El problema es que le das el amor a alguien, pero luego debes rogar por su atención, porque quiera pasar cinco minutos contigo sinmirar el celular.

Ya a este punto queda a un lado las consideraciones psciológicas de si estamos enfrentando una era de egoísmo y miedo a ser vulnerables. Deberíamos saltar al amor, preocúparnos por los detalles y eso implica sin duda, dejar a un lado el celular, pero también las ganas de flirteo.

Hay muchas maneras  deser infiel, y las "tentaciones" están más que a la orden del día. El antídoto es el amor y la lealtad, y el teléfono te distrae de ambas.