COMENTARIOS

‘toxina botulínica tipo A’ para el bruxismo y la migraña

‘toxina botulínica tipo A’ para el bruxismo y la migraña Mujer que le aplican botox, foto: Thinkstock

Ahora es posible tratar problemas como la sudoración excesiva, el bruxismo y el dolor de cuello y cabeza con la toxina botulínica. Entérate cómo.

Por RevistaFucsia.com

Han pasado pocos años desde que se hablaba de que la toxina botulínica era útil únicamente para eliminar las arrugas de la frente y el contorno de los ojos. Hoy, la nueva propuesta de rejuvenecimiento facial con Dysport –toxina botulínica tipo A– asegura reducir las arrugas del rostro elevando la piel del contorno mandibular y la comisura bucal, y disminuir las arrugas de cara, cuello y escote con una técnica avanzada de fácil aplicación.

Pero eso no es todo, la toxina botulínica también resulta ser muy útil para tratar enfermedades y molestias complejas como la migraña, el bruxismo y los dolores de cabeza y cuello. Así lo asegura el doctor Rada Cassab quien realiza más de 1000 aplicaciones de Dysport al año.

¿Cómo funciona?
La toxina botulínica impide la contracción muscular paralizando y debilitando los músculos relacionados con el malestar de la persona. En el caso del bruxismo (hábito involuntario de apretar las estructuras dentales), el problema está en los masticatorios. La sustancia se aplica en ellos intramuscularmente de manera sencilla, rápida y con baja tasa de efectos adversos. Habitualmente la acción de Dysport dura entre 4 y 7 meses.

Con respecto a la hiperhidrosis (trastorno en el cual el cuerpo produce sudoración en exceso como consecuencia de una falla en el sistema nervioso), la toxina botulínica tipo A bloquea de forma local las glándulas sudoríparas, reduciendo de manera significativa y sostenida la sudoración excesiva.

El procedimiento que no requiere anestesia y es ambulatorio, consiste en inyectar la toxina debajo del brazo específicamente en las glándulas sudoríparas con el fin de bloquear temporalmente los nervios que estimulan su funcionamiento. Luego de practicado, es posible que el paciente experimente algo de dolor en el área. Los resultados son evidentes desde el tercer o cuarto día de aplicación y a la semana ya se alcanza una reducción notable de la sudoración. El efecto con Dysport en hiperhidrosis está entre los 9 y los 12 meses.

En cuanto al alivio de la migraña, se estima que la mitad de los pacientes con ataques de migraña sufren también cefaleas de tipo tensional, por tanto el primer objetivo del tratamiento es mejorar o eliminar este factor de estrés que desencadena nuevos ataques de migraña.

Al inyectar Dysport se produce la disminución del estrés muscular mediante relajación directa y reducción de los estímulos sensoriales que llegan al sistema nervioso. El alivio del dolor se produce pronto, incluso antes de que se observe relajación muscular. En este caso, la toxina botulínica Dysport se inyecta en músculos pericraneales como el temporal, el frontal y el occipital entre otros, y en músculos cervicales como el trapecio y el splenius capitis.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.