COMENTARIOS

“Encontrar pareja no solo depende de nosotros sino de variables como tiempo y espacio, que por mucho que conozcamos no controlamos".

Lo curioso es que medio mundo esté buscando el amor en la otra mitad y aun así haya tanta gente sola; quizá de tanto buscarse es que no se encuentra. Los adolescentes lo persiguen en los bares cada fin de semana y los maduros no sabemos hacia dónde mirar.

Con los años, las posibilidades se reducen drásticamente, al punto de que empezamos a repasar las personas del pasado a ver si nos volamos a alguien y si aquel prospecto de la adolescencia que nunca cuajó se puede convertir en un amor épico. Como aquello casi nunca pasa, terminamos refugiándonos en Netflix. Netflix es un gran invento para perder el tiempo, pero también una gran excusa para no salir a la calle... y eso nos está matando. La gente está llena de miedo y prefiere refugiarse en una pantalla que exponerse a fracasar en el amor una vez más.

-------Adolfo Zableh también piensa que Tienen lo suyo las mujeres de 35 y cuánta razón tiene.-------

Y es extraño porque personas buenas sobran. Amigos, gente cercana o del pasado, estamos rodeados. Pero esas no son, no constituyen más que una serie de historias de lo que pudo ser y no fue. Hay una gran diferencia entre alguien lleno de virtudes y socialmente admirado, y aquel que nos mueve el piso con solo estar ahí. Ni idea de qué dependa, pero mientras el primero cumple con una lista de requisitos como si de buscar apartamento se tratara, el segundo nos pega un sacudón que nos cambia todos los planes. Con personas así perdemos el miedo y todo empieza de cero, como si nunca nos hubieran roto el corazón.

El lío es que son poquísimas. Quien le funciona a usted, para otro no pasa de ser una aventura de una noche, de ahí que encontrar pareja no solo dependa de nosotros sino de variables como tiempo y espacio, que por mucho que conozcamos no controlamos. Por eso, ante la capacidad de encontrar a aquella persona que hace la diferencia, muchos prefieren meterse en una relación cómoda y sin conflictos que cumple con la más básica de las necesidades: no estar solos.

Cuando decimos adiós... una de nuestras columnas más leídas y sentidas de Adolfo Zableh. Personas sensibles absténganse.

Pero pasa que lo bonito no es tener a alguien porque sí, sino enamorarse sin reservas, así las cosas al final no resulten. Y la persona que inspira botarse al vacío llega cuando buscamos otra cosa: tomates en el supermercado, canciones en un concierto, lo que sea. Tal vez el secreto para hallarla sea dejar de desearla con tantas ganas. Con ella lo más importante es querer dar lo mejor y al mismo tiempo no sentir la necesidad de impresionar ni de fingir, solo ser nosotros mismos y tener fe de que con eso será suficiente. Todo fluye, como si así estuviera destinado. Raro, teniendo en cuenta que el destino no existe.

Esa persona especial no se parece a nada de lo que hayas visto antes. Es extraordinaria para ti mientras que para los demás es cualquier cosa, ni la ven siquiera. Tú sí la notas, es casi tu descubrimiento. Entonces no se necesitan excusas para verla porque verla es el plan y además has conseguido un cómplice para eso que has hecho solo toda la vida: irte a casa a pie sin importar la hora, hacer mercado y vueltas de banco; ver Netflix también. Lo aburrido y lo cotidiano, todo es divertido, todo es una fiesta.

----- Zableh también nos contó para qué cree que sirven los orgasmos-----

Dan ganas entonces de tener sexo, cocinar, irse de viaje y conocer a la familia. Piensas en ella y te dan ganas de oír música, es así como sabes que debe estar en tu vida. Pero sobre todo te motiva a hacer equipo y construir, que es lo que hace toda la diferencia. No hay estrategias rebuscadas ni segundas intenciones, y retos que antes eran misiones insalvables se convierten en tareas sencillas. Es como un amor a primera vista que sobrevivió al hechizo del primer encuentro y se repite a sí mismo.

Has vivido preguntándote dónde están las personas hasta que llega una, siempre estás a una persona de conocer a la que vale la pena. Y cuando aparece, esa vaina llamada amor por fin coge cara. Es ahí cuando el asunto se pone interesante. 

Si esto te gustó, aquí te dejamos mucho más de lo que tiene para decir ADOLFO ZABLEH

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.