COMENTARIOS

¿Por qué amo como amo? Mis formas de amar

Jo´se Alonso Peña

¿Por qué amo como amo? Mis formas de amar

Para entender la situación amorosa por la cual se está atravesando atravesando o los problemas de la relación actual, hay que entender la forma como se ama. He aquí un par de reflexiones clave.

Por José Alonso Peña

Quizá has llegado a este post navegando en internet por alguna situación amorosa por la cual estás atravesando o posiblemente quieres entender tu relación actual o aquella que ya se acabó. Como sea, el amor es un tema que está en nuestra mente y nuestra percepción a diario. Las películas, las novelas, las conversaciones de nuestros amigos, frecuentemente están acompañadas de historias, preguntas y anécdotas sobre el amor.

En internet, encontramos infinidad de posts y artículos relacionados con el tema y muchos de ellos nos dan tips sobre cómo amar. “5 tips para fortalecer el amor”, “estrategias para enamorar a tu pareja”, “como conquistar a las mujeres o a los hombres fácilmente”. Muchos de ellos nos llenan de recetas y tips, seguramente son muy útiles aunque poco eficaces si estos no están acompañados de procesos de exploración sobre mi propio ser y mis propias maneras de amar.

Hoy comparto, según lo que he encontrado en mi formación y experiencia, cuáles son las fuentes por medio de las cuales alimentamos nuestras formas de amar.

Cultura: He tenido la oportunidad de acompañar en procesos psicoterapéuticos a muchas parejas en varias partes del mundo. Algunas de ellas son parejas cuyos integrantes provienen de culturas diferentes. Incluso, al interior de un mismo país, las culturas amorosas son diferentes. Pregúntate qué particularidades tienen tu cultura en relación al amor. Los ritos de matrimonio, por ejemplo, dicen mucho sobre lo que se espera en una pareja. En este aspecto, también hay mucha información que recibimos a nivel mundial gracias a la presencia de las redes sociales.

Familia: Así como la cultura tiene un impacto en nuestra forma de ver el amor, nuestra historia familiar influye de manera significativa. ¿Cómo amaban tus padres? ¿Qué frases y lecciones te dieron sobre el amor? ¿Cómo se pensaba el tema de los hombres y las mujeres en casa? Todo esto influye de manera significativa.

Historia Personal: Cada experiencia tiene un impacto, leve o intenso en nuestra vida. Algunos de estas experiencias insertaron en nosotros ideas o decisiones que aún hoy sostenemos. Has en recuento en tu historia personal de aquellos eventos sobre el amor en los cuales experimentaste emociones muy intensas, ya sea de bienestar o malestar y notarás que, quizá, desde ese instante elegiste pensar de un modo específico sobre cómo relacionarte de ahora en adelante. Pregúntate sobre la influencia de esas experiencias en la forma en que manejas tus relaciones actualmente.

Probablemente en este instante te estés preguntando para qué te sirve saber cuáles son las fuentes que influyen en mi manera de amar. Bien, esta información puede ayudarte a rastrear las creencias que influyen en tu modo de relacionarte y, sobre todo, en el ámbito de la pareja. Aunque no necesariamente sólo en ese ámbito. Te lo contaré con un caso de mi consulta.

Una de mis consultantes, creció en una cultura en la que las mujeres recibían una instrucción constante: “búsquese un hombre que pueda mantenerla”. Ella escuchaba como su madre, sus tías, sus amigas, las vecinas y muchas otra mujeres de su barrio, repetían constantemente esa idea y valoraban como buena o mala una relación a través de esta idea. Aunque conscientemente ella no salió al “mercado de la seducción y la conquista” con la idea de buscar alguien que la mantuviese, si era muy relevante para ella la forma en que manejaban el dinero, las inversiones que tenían, los gastos que hacían y en muchas ocasiones, prefería relacionarse con hombres con buena solvencia económica, negociando otros aspectos que también quería en su vida como la ternura, la fidelidad y la complicdad. Pasó por muchas relaciones hasta que notó este patrón y logró equilibrar lo que buscaba, exigía y proyectaba al momento de buscar pareja. De la exploración de sus formas de amar, comprendió que había ciertas expectativas y demandas que hacía a los hombres que le imposibilitaban relacionarse de manera tranquila y satisfactoria.

Como esta hay muchas historias. Es por eso que también es importante buscar espacio en donde se abra la oportunidad de conocer tus patrones, tus creencias, tus comportamientos y demás aspectos que pueden estar influenciando tu forma de relacionarte.

Como primer ejercicio, haz un recuento de esas fuentes y quizá descubras algo que quieras conservar, recuperar o cambiar.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.