COMENTARIOS

Alcohol, en términos de desempeño y salud: ¿Un afrodisíaco o un inhibidor sexual?

Alcohol, en términos de desempeño y salud: ¿Un afrodisíaco o un inhibidor sexual? Sexo y alcohol, foto: Thinkstock

El alcohol ha sido utilizado como un afrodisíaco. Pero en términos de desempeño, ¿Qué tan buena es la mezcla entre alcohol y sexo?... Aquí en Fucsia, mitos y verdades.

Por RevistaFucsia.com

Muchas mujeres y hombres han usado el alcohol como recurso para vencer la timidez a la hora de hablar y compartir con el sexo opuesto. De hecho, esas primeras o segundas citas siempre van acompañadas de una botella de vino, una copa de champaña, o en el más osado de los casos con un tequila. A nadie se le ocurre planear ese primer encuentro en un desayuno o un picnic. Aceptémoslo, los estándares sociales giran alrededor del alcohol para todo tipo de celebraciones: cumpleaños, matrimonios, navidades, año nuevo, ascensos, graduaciones. Semana tras semana, para muchos los viernes son la excusa perfecta para llegar a un bar, y mejor aún si es acompañados.
Pero el alcohol no sólo es considerado el alma de la fiesta, también es considerado como un afrodisiaco desde épocas antiguas. Si nos ubicamos en el año 405 BC, podemos citar a Eurípides: ‘Si el vino se acaba, será el final del Amor, el final de todo placer en la vida de los hombres’. Shakespeare afirmó que aunque el alcohol ‘provoca el deseo’, también ‘acaba con el desempeño’. Hoy en día aún creemos firmemente en el poder del alcohol para inducir placer. De hecho, una reciente encuesta de psicología en Norteamérica con 20,000 personas entrevistadas, encontró que 2 de cada 3 mujeres y 1 de cada 2 hombres creen que el alcohol provoca deseo sexual. Pero, ¿es verdaderamente un afrodisíaco?

Mitos y verdades
El alcohol reduce el deseo sexual en los hombres pero no en las mujeres. Falso. La intoxicación inhibe el flujo de sangre en los genitales de hombres y mujeres. Lo anterior es aún un misterio. Investigadores sospechan que el alcohol adormece el sistema nervioso periférico, el cual incluye las terminaciones nerviosas en el pene, el clítoris y la vagina. Normalmente, estos nervios hacen que las arterias y los órganos sexuales se relajen, permitiendo que la sangre y el deseo sexual fluyan.

Se necesitan 5 o más tragos antes de que el alcohol inhiba el deseo. Falso. Estudios con hombres y mujeres demuestran que incluso una leve intoxicación pueden interferir con el deseo sexual. En estos estudios, después de 2 o 3 tragos, la erección empieza a decaer. Las mujeres no se quedan atrás; después de 1 o 2 tragos, el volumen de flujo de sangre en la vagina decrece y los órganos se vuelven lentos.

El alcohol relaja tus inhibiciones sexuales. Verdadero. La ‘Teoría de la Desinhibición’ sugiere que el alcohol mitiga las funciones cerebrales avanzadas, incluyendo las que controlan el impulso y la inhibición. Esto probablemente no sorprende a la mayoría de los bebedores; pequeñas cantidades de alcohol inhiben los mensajes cerebrales que normalmente manipulan tus deseos sexuales y relajan tus inhibiciones. Es decir, en pocas palabras, suprimen la timidez. En largas cantidades, sin embargo, el alcohol suprime el sistema nervioso central, hasta el punto en que la erección y la eyaculación se vuelven cada vez más difíciles.

La idea de beber puede ser más poderosa sexualmente que beber en sí mismo. Verdadero. La fe en el alcohol como afrodisíaco puede ser más importante que su poder químico. En múltiples estudios, los hombres que creen que han consumido alcohol, pero que no lo han hecho, se sintieron más excitados sexualmente que quienes estuvieron conscientes de no haber ingerido nada.

Las bebidas alcohólicas son probablemente la mayor razón por la que gente no usa condones. Falso. Un encuesta reciente sobre las experiencias de más de 2,000 personas encontraron no hay relación entre la bebida y el descuido con los métodos anticonceptivos. Factores de la personalidad como la edad, educación, y comportamiento no van de la mano con el abuso del alcohol cuando se trata de sexo seguro.

El abuso del alcohol puede causar infertilidad a largo plazo. Verdadero. Puede causar infertilidad en ambos, hombres y mujeres, y la ingesta moderada puede afectar la fertilidad en las mujeres. Así mismo, un consumo exagerado puede llevar a la impotencia, a reducir la xxx motilidad del semen y reducir el nivel de testosterona. En las mujeres, el abuso de alcohol puede interferir con la función sexual, menstruación y en algunos casos, interferir con el desarrollo normal del bebé.

Conclusiones: Investigaciones del Alcohol y el Sexo
• El bebedor social puede ser afectado o no en términos de fertilidad.
Un estudio encontró que 3 tragos por día durante 3 semanas pueden interferir con la menstruación. Otra investigación evidenció que casi 2,000 mujeres revelaron que quienes ingirieron un trago o menos por día tuvieron un mayor riesgo de contraer endometriosis, una condición del útero que puede resultar en infertilidad. Sin embargo, otros estudios no demostraron conexión alguna.

• Cuando el alcohol y el sexo se mezclan, el órgano que se ve más afectado parece ser el cerebro. Lo que no se sabe aún con certeza es si el efecto es causado por efectos químicos reales o percepción. La evidencia ciertamente señala que el alcohol nos hace creer que estamos más excitados sexualmente, sin importar los fenómenos físicos. En al menos 3 estudios, las mujeres reportaron un crecimiento en su deseo sexual a medida que el nivel del alcohol en la sangre incrementaba, a pesar de que una reducción del volumen de sangre debía haber resultado en un menor deseo sexual.





También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.