COMENTARIOS

“Amo a mi novio pero quiero acostarme con otro”

RevistaFucsia.com

“Amo a mi novio pero quiero acostarme con otro” Foto: Thinkstock

No hay necesidad de alarmarse, pero sí la prioridad de reflexionar ¿qué pasa con la relación? Es un lugar común que en ocasiones nos sintamos atraídos hacía otras personas, sobre todo en el plano sexual, pero si la idea ronda por tu cabeza todo el tiempo, puedes estar frente a la infidelidad emocional. ¿Es malo?¿Tiene solución?


La complejidad de las relaciones humanas está supeditada al desacuerdo, desde la interacción madre e hija hasta los esposos que llevan 50 años de casados. Siempre hay baches en el camino hacia el amor: conflictos, discusiones, intolerancia y breaks (separaciones durante un tiempo prudente), así como momentos donde reina la calma y la felicidad.

Estás bien, te sientes bien, tu pareja está bien, pero piensas en otra persona. Analizas las causas y eres consciente de que el amor no se ha acabado, de que no estás dispuesta a romper con tu novio o marido, de que lo amas más que a nada y que él también parece demostrarte lo mismo. Entonces, ¿qué pasa?¿Por qué te carcome la traviesa idea de tener una aventura? Y además, ¿por qué te sientes tan culpable? Estás atravesando por una etapa de infidelidad emocional. Identifica el problema, trátalo y no cometas errores que pueden constarte caro.

Señales de la infidelidad emocional

•    Estás atrapada en la rutina: Te sientes cómoda con tu vida, con tu relación y los embrollos con tu pareja no parecen ser muy distintos a los de otras. Sin embargo, sientes que la cotidianidad ha arruinado la chispa que te hacía sentir maripositas en el estómago. Culpas al monstruo de la rutina: ni siquiera tienes que convivir con tu pareja para que te aburras de las mismas salidas, las mismas charlas y el beso de protocolo al despedirse. Quieres revivir la emoción de tiempo atrás.
•    Tienes miedo de estar aferrada en una relación: Aunque sabes que estás en una relación, sientes que tu eres la ausente, que tal vez la dependencia te tiene amarrada a otra persona. Ya no ves tu relación como un goce sino como una imposición y te aterra pensar que vas a vivir de esa forma el resto de tus días. Por eso tu mente busca métodos de escape, aunque no pasen de la imaginación y las suposiciones.
•    Fantaseas constantemente con otros: Tú líbido se ha activado, y no es precisamente hacía tu novio o esposo. En el trabajo, en bus o carro o mientras almuerzas, imaginas lo que se sentirá acostarte con alguien más, hace tanto que lo haces con la misma persona y para ti parece más mecánico que excitante. Ves al compañero de trabajo o a un amigo guapo con un potencial sexual increíble. Te pones imaginativa y recreas en tu mente cómo sería cumplir tus fantasías sexuales con otros. Desde tu punto de vista, pensarlo no hace daño. En pocas palabras, la naturaleza de esta infidelidad emocional es 100% sexual.
•    Amigos especiales: Promueves la intimidad sexual y emocional con amigos o personas cercanas que te atraen. Cuando le has invertido muchos pensamientos y tiempo al tema, te fijas en alguien que te gusta físicamente; hablas con él sobre relaciones, amor y sexo y terminas coqueteando de una manera sutil pero erótica. Así estés segura de que no va pasar nada, dejas abierta esa posibilidad gracias a la atracción mutua que tienes con esa persona. Esto suscita de manera rápida tu ego, te hace sentir segura y te mantiene entretenida.
•    Contactas a tus ex parejas: Te repetimos, lo más probable es que estés segura de que no va pasar nada, pero estás en la búsqueda de nuevas y excitantes emociones que te hagan sentir deseada. Y quién mejor que aquelloscon las que alguna vez tuviste ese contacto sexual. Puede que no pase de llamadas telefónicas, de conversaciones a través de un chat y de coqueteos verbales, pero quieres esa aprobación y la sensación de estar en la fase de conquista otra vez. Te advertimos que estás caminando sobre terreno minado si no pones un límite y no distingues entre el deseo y la acción.

Soluciones
•    La mejor salida es el diálogo de frente y sincero con tu pareja. Dile lo que sientes que está mal entre los dos, lo que esperas de la relación y los miedos de tu corazón.
    Innoven en la cama: Si el sexo no es el mismo, es hora de dejar los pudores de lado. No te avergüences de lo que quieres y esperas en el terreno sexual. Cumplan sus fantasías sexuales juntos, hablen del tema con tranquilidad y si es necesario, recurran a juguetes y estimuladores. Solo tu conoces lo que quieres y lo que te motiva o excita, así que exprésalo.
•    Es cuestión de actitud: Si cada vez que ves a tu pareja te indispones y crees que todo va salir mal, de seguro eso pasará. El amor no se cultiva solo con los años, se demuestra y se renueva con hechos concretos. Sorpréndelo con una salida casual, un fin de semana juntos o una noche romántica, con detalles inesperados y una preparación especial.
•    No busques lo que no se te ha perdido: La moraleja de mamá está en lo cierto, “jamás hagas lo que no quieres que te hagan a ti”. No debes estar vendiéndote al mejor postor aunque sepas que no harás nada en un futuro cercano. Utiliza tus encantos y poder de coquetería con tu pareja, haz de cuenta que es como la primera vez y que quieres atraparlo. Todas tus energías puestas en quien realmente te interesa, no en terceros que te atraen por momentos.
•    Busca lugares diferentes para el contacto sexual: Hay un mundo más allá de la cama. Jueguen a explorar, a ser creativos y a seguir sus instintos.
•    Ayuda profesional: El estigma de que recurrir a un psicólogo es para locos, es un mito llevado a menos. Una sexóloga o una profesional del comportamiento humano te dará herramientas claras para encontrar la verdadera raíz del problema. Hagan terapia juntos sin verlo como una obligación, sino como una ayuda. Además, será un persona imparcial frente al conflicto, más que tus amigas y familiares.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.