COMENTARIOS

Cuando el clímax no llega

RevistaFucsia.com

Cuando el clímax no llega Thinkstock

¿Por qué a muchos hombres les cuesta alcanzar el momento de máximo placer? Entérate aquí.

Si tu pareja tarda entre media y una hora en eyacular, y aunque lo notas excitado, te sientes incómoda porque crees que no le gustas lo suficiente y terminas por desconcentrarte. No te preocupes, aquí te contamos las razones de estas situación.

Esta condición es mucho más frecuente de lo que piensas
. Es que si bien no hay un criterio de tiempo fijo en la excitación de un hombre, la eyaculación retardada puede implicar una disfunción sexual tan importante de atender como la precoz.

‘Por supuesto que en esto no hay culpables ni responsables y la clave está en no evitar el tema y buscar soluciones de a dos’, explica la experta en sexología Ana Morales. De hecho, es muy entendible que la mujer, sino los dos, terminen por cansarse si los tiempos de uno van muy dispares a los del otro.

No hay que dejarse afectar: lo más importante en estos casos es actuar antes que la pasión termine de apagarse. Se puede comenzar por visitar un urólogo para descartar dificultades orgánicas y, de ser necesario, consultar a un terapeuta sexual para aprender a encontrar un ritmo que resulte cómodo y placentero a ambos.

Comunícate con tu pareja a través de las palabras


Nos vinculamos con un arsenal de mecanismos automáticos, sin saber que la mejor manera de optimizar nuestra vida –en este caso la sexual- es fortaleciendo las relaciones sociales. ¿Alguna vez sentiste esa energía positiva que te invade de pies a cabeza cuando dedicas un rato a charlar con tu pareja? ¡Este es el mejor recurso para entablar una relación sincera y de confianza!

No dejes que pase un solo día sin haber tenido una buena conversación. Especialmente si sabes que tu pareja necesita –probablemente más ahora que nunca- apoyo de tu parte. Recuerda que los hombres no saben expresar sus sentimientos y menos si es algo que los hace ver como incapaces sexualmente.

Ejercita la maravillosa actividad de pararte frente a frente y mira al otro a los ojos y siente la vitalidad emotiva que corre entre ustedes.

Expresar lo que pasa por tu mente –y la de él- construye y renueva tu relación, después de todo, estamos hablando de reconectarnos con nuestra esencia humana.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.