COMENTARIOS

Desconfianza sexual: cuando ellas le temen al sexo

RevistaFucsia.com

Desconfianza sexual: cuando ellas le temen al sexo Foto: Thinkstock

Aunque no te guste lo que ves en el espejo cuando te paras frente a él, todas las mujeres somos sexies. Los prejuicios sociales y la baja autoestima son la principal causa de un temor que nos cohíbe en la cama y al momento de disfrutar del acto sexual. Quitarte la ropa no debe ser tu última opción. Ser una bomba erótica, sí.

De boca en boca, el sexo se proclama  como uno de los actos más satisfactorios de los que el ser humano puede gozar a lo largo de su vida. Hay un momento y un lugar para explorar esta opción (y posterior necesidad), pero si te reprimes en el plano sexual como causa de tus miedos psicológicos, es hora de hacerle frente a un trauma que solo acabará con tu salud mental: estos temores se trasladarán a planos afectivos, laborales, de interacción social y relaciones sentimentales en las que estés involucrada.

Si estás dispuesta a darle vía libre a tu cuerpo, aprende cómo cruzar la línea entre el miedo y la entrega total.

¿Sexy yo? ¡Por supuesto!
Los supuestos patrones de belleza nos bombardean desde cualquier flanco: los medios de comunicación, nuestros círculos sociales y las experiencias de amigas cercanas nos hacen crear una distorsionada imagen de nosotras mismas donde la perfección estética es el requisito primordial para tener éxito laboral y sentimental. Si no cumplimos con alguno de estos requerimientos, inmediatamente nos categorizamos como “feas” y pensamos que el resto de la humanidad nos observa así.

En la cama somos más vulnerables si esta idea ya se convierte en manifiesto de nuestra vida sexual: temor a desnudarte, a no satisfacer a tu pareja, no sentir placer sino prevención durante el acto y despreciar tu físico, son las señales de una mujer sexualmente desconfiada.

“Cuando te has desnudado…¿qué hombre se ha negado?”, pregunta  una mujer a su amiga en una famosa película norteamericana cuando ésta se cuestiona sobre su peso. Todas tenemos la desconfianza, el susto de ser rechazadas, pero existen maneras adecuadas de promover la credibilidad sexual y que al mismo tiempo goces como debe ser las bondades del sexo.

En la seguridad está el placer

Piensa en el chico atractivo, casi “perfecto” físicamente  que te cruzas por la calle y todo lo que despierta en ti por algunos segundos. Ahora piensa en tu pareja, que aunque no es tan buenmozo como el galán de telenovela o el deportista de moda, suscita en ti deseos eróticos con apenas tocarte. Eso es sexy: la cercanía, el apego, creer en uno mismo y en nuestro potencial, pero sobre todo, saber explotarlo. Que no seas una supermodelo no te hace poco deseable o antisexy.

El doctor David Schnarch, Ph.D. en Intimidad y Deseo, lo explica así: “El último secreto detrás de ser 'sexy' está en ser lo suficientemente feliz con uno mismo que no necesita contar con la aprobación - o la atracción sexual - de nadie”

Tips para incrementar tu confianza sexual

1.    Pon a trabajar tu imaginación:
Decirlo es sencillo, pero ¿cómo hacerlo? Un activador del cerebro, en lo que a la creatividad sexual se refiere, son las lecturas eróticas, las películas pornográficas y el cibersexo. Si no tienes ni idea de lo que puedes o no hacer debajo de las cobijas, estas herramientas inmediatamente activarán tu imaginación o te mostrarán otras posibilidades con las que puedes experimentar con tu pareja. La idea no es que sea tu fuente fidedigna o que te conviertas en adicta a estos “recursos”. Un vistazo bastará.

2.    Crea un rol:
En tu cabeza, eres la protagonista envuelta en un personaje dispuesto a  atreverse a todo. Construye una historia en la que imagines todo con detalle minucioso: cómo hablas, cómo te mueves, qué llevas puesto, qué quieres hacer y qué vas hacer. Una historia con inicio, desarrollo y desenlace. Obviamente, el erotismo es el tema principal. Abre los ojos y percíbelo como si lo acabaras de vivir.

3.    Lánzate:
Atrévete a tener una aventura con tu pareja. Escojan un lugar prohibido, hagan un juego de roles, tengan sexo en otro lugar que no sea la cama y hablen de temas eróticos. Si en algún momento se cruzó por tu cabeza una fantasía sexual, ¡experimenta! Da el primer paso para cumplirla.

4.    Sexo sano en cuerpo atlético:
Practicar deportes incrementa la seguridad en nuestro físico  y en cómo nos vemos, además de producir endorfinas que mejorarán tu estado de ánimo.

5.    Lenguaje del cuerpo:
Habla a través de tu manos, de tu cabello, de tus piernas y hasta con lo que llevas puesto. Decimos más con nuestro lenguaje corporal que con el lenguaje verbal; dejamos abiertas varias opciones al que trate de descífralo, posibilidades que se traducen en actitudes eróticas y de deseo. De seguro a tu pareja le encantará que con una sola mirada le insinúes que quieres acostarte con él. Es el inicio a un juego sexual de adivinanzas que te dará más confianza y romperá la rutina.

6.    Resalta lo que más te gusta de tí:
Existe alguna parte de tu cuerpo con la que definitivamente tienes pocas o ninguna queja. La confianza sexual se demuestra a través del vestuario, así que destaca aquel atributo del que te sientes orgullosa. Ellos también lo estarán. Cada día de la semana elige una parte de tu cuerpo para resaltar y sácale provecho a lo que tienes. Poco a poco te darás cuenta de todo el potencial físico con el que una mujer cuenta.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.