COMENTARIOS

Mi primera vez Thinkstock

Seguro que no fue como te la imaginaste, o tal vez sí, pero de lo que sí estamos seguros es que fue inolvidable. El día en que perdemos nuestra virginidad queda en nuestra memoria para toda la vida.

Las mujeres y su debut sexual:

De repente sea porque creemos en el amor eterno, o porque para algunas es imposible hacerlo sin amor, o porque de tanto leer la bella durmiente cuando niñas, se nos metió la idea de que nuestro príncipe azul nos despertaría de un sueño profundo para vivir felices para siempre... sea cual sea nuestra creencia, lo cierto es que la primera vez debe ser especial, confiadas en que ese ser que se adueñará para siempre de nuestra virginidad de verdad lo merece.

Desde pequeñas nos inculcaron que debía ser con alguien especial, que lo valiera y a quien realmente amaramos. Y es que no es para menos, el susodicho que reciba semejante entrega debe amarte, valorarte, respetarte y más.

¡Qué susto! ¡Qué intriga! ¿Cómo será? ¿Me va a doler?... miles de preguntas y variadas respuestas que se responden solo cuando sucede. Existen también una cantidad de mitos que en el voz a voz terminan llegando a ti. Por ejemplo que el día del debut se nota en la cara y que tu mamá se da cuenta porque caminas distinto, o que la primera vez duele horrible, o que no tienes un orgasmo. En fin, historias que nos llenan de nervios y miedos pero que al final son superables.

La virginidad de una mujer es como un tesoro escondido que solo un privilegiado marinero llega a descubrir y disfrutar. Algunas vivimos la experiencia con presión, otras con angustia, otras con desfachatez; y otras dando la ‘pruebita de amor’.

Para ellos todo es más fácil: cuando llegan a cierta edad el tío, papá o hermano mayor, lo lleva a debutar con una mujer desconocida y listo. La virginidad para ellos no tiene un valor tan preciado como para nosotras, es más bien un paso de virgen a macho. ¡Ni más, ni menos!

Nosotras no, nosotras esperamos que sea una noche mágica, con velas, en un lugar divino. Y aunque los nervios nos jueguen malas pasadas, somos eternas soñadoras y deseamos un momento maravilloso.

De ti depende cuál es el lugar indicado y por supuesto el hombre que se lo merece, la decisión es solo tuya. Recuerda tomar las medidas pertinentes en cuánto a protección contra un embarazo y contra cualquier tipo de enfermedades venéreas.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.