COMENTARIOS

Sexo extremo Foto: Pantherstock

El sexo, además de la conocida guía Kamasutra tiene otras prácticas que pueden ser consideradas como extrañas por algunas personas. Entérate de qué se tratan.

Fisting

También conocido como fist fucking, en inglés. Se trata de introducir una o dos manos – en este caso, double fisting- , dentro del ano o la vagina y, una vez adentro, se cierra la mano para que quede en forma de puño. El placer, según quienes lo han probado, radica en la dilatación del músculo para adaptarse al tamaño del puño. Incluso, en sex shops se venden juguetes para practicarlo, estos en forma de brazo con la mano cerrada.

Para realizar el fisting,  además de total voluntad, la pareja debe contar con una preparación, tanto el fister – quien ejerce el rol activo- como el fistee – quien asume el rol pasivo-. Entre los puntos que se deben tener en cuenta se encuentran una adecuada higiene y desinfección de las manos, el uso de guantes de látex y una lubricación adecuada. Esta práctica no discrimina orientación sexual, pues es practicada por homosexuales y heterosexuales.

Sin embargo, si el fisting no se realiza correctamente puede ocasionar lesiones graqves en el cuerpo del fistee, como infecciones del tracto urinario, inflamación de la pelvis, desgarros musculares y hasta llegar a consecuencias más graves como la incontinencia fecal, si se realiza vía anal, y esterilidad.

Según un artículo publicado en el portal web de Princeton University, el fisting vaginal ha sido la causa de muertes por embolismo aéreo y el anal puede causar serias lesiones en el participante receptivo, que puede requerir hasta hospitalización y cirugía, debido a los riesgos de perforación colorrectal que esta práctica conlleva.

La lista de consecuencias es larga, así que consulta a tu sexólogo de confianza antes de pensar en intentar técnicas extremas de placer como esta.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.