COMENTARIOS

Detestar las verduras puede ser genético

FUCSIA.CO

Detestar las verduras puede ser genético

Si no resiste la idea de comer repollo, espinacas o lechuga puede ser que sea víctima de sus genes, dicen las investigaciones que se han hecho al respecto.

Nunca le han gustado sin importar el tiempo ni la edad que tenga. Sabe que están llenas de beneficios, pero su cuerpo se rehúsa a consumirlas con ganas. La ciencia parece haber encontrado la respuesta.

En un estudio de la Asociación Americana del Corazón se llegó a la conclusión de que el factor “gusto”  define qué tipo de alimentos comer y cuáles rechazar basándose en la experiencia sensitiva que se desprende de cada alimento.

Se encontró también que a personas con un gen específico les parece repulsivo comer ciertos vegetales pues al comerlos sienten que les dejan un sabor amargo insoportable. Ese mismo gen hace que detesten el chocolate amargo, el café y la cerveza. Todo el mundo tiene dos copias del receptor del gusto TAS2R38 que tiene dos variantes  el AVI y el PAV. Los que heredan las dos variantes van a encontrar que los vegetales son excepcionalmente amargos por eso los evitan y prefieren las frutas. A quienes  tienen este doble gen les queda imposible comer brócoli, repollo o espinaca. Esto puede causarle problemas de corazón a ese tipo de personas, dicen los científicos pues las verduras mantienen sano el corazón.

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.