COMENTARIOS

Carolina Castro: “Volví a estar de moda”

Fucsia.co

Carolina  Castro: “Volví a estar de moda” Fotos: Patricia Castellanos

La directora de Grupo 4 y exmodelo internacional nos habló sobre su participación en el reality La Agencia como líder del equipo violeta y lo que significó para ella esta experiencia.

Después de La Agencia volvió la calma a la vida de Carolina Castro. Retomó la rutina de su casa y la de su trabajo como directora de Grupo 4, la empresa de moda, estilo y talento que se ha convertido en la escuela de formación de decenas de aspirantes a un lugar en el mundo de la moda nacional y, por qué no, en las pasarelas internacionales.

Si bien su negocio está en la misma onda del programa del que formó parte durante dos meses, el ritmo no es igual. Normalmente el tiempo juega a su favor y nunca había sentido una presión tan intensa. En el reality tuvo que controlar su mente y sus emociones, guardar la calma en los momentos difíciles, e inyectarle “buena onda” a su equipo a pesar de los resultados que, muchas veces, no fueron los esperados.

Carolina conoce al dedillo el mundo de la moda. Se inició en el modelaje a los 14 años, desfiló para reconocidos diseñadores en diferentes capitales del mundo y trabajó con Jean Paul Gaultier, en París. Pero no para de aprender. Esta experiencia la nutrió como profesional: nunca había participado en el proceso de edición de una campaña publicitaria para televisión, ni había dirigido una grabación. “Toda esa parte fue enriquecedora; ahora cuando estoy frente al televisor veo los comerciales con otros ojos”.

También le permitió crear lazos auténticos con los modelos que representó en la Agencia Violeta, tener momentos muy cercanos con algunos de ellos, conocer sus historias de vida e, incluso, ayudarlos a vencer sus miedos e inseguridades. En el mundo real, Carolina no solo se preocupa por la facha; ella va más allá: habla con los aspirantes, les pregunta sobre sus pasiones y sus sueños, y busca ese factor X, porque asegura que para triunfar en este competido mundo el “no sé qué” es fundamental. “También una gran dosis de suerte: estar en el lugar y en el momento precisos”, dice.

La sorpresa: el reconocimiento

Ahora que puede tomarse un tiempo para pensar, no esperaba tanto reconocimiento. La industria de la moda sabe muy bien quién es ella, pues aunque vivió 15 años por fuera del país siempre mantuvo vigentes sus lazos con los medios de comunicación, los diseñadores y las marcas. Pero el público es otra cosa y la audiencia joven no estaba al tanto de su trayectoria. “La gente me decía: ‘No sabíamos que tú existías ni que habías hecho tantas cosas antes’”. Me sorprendieron mucho los mensajes de cariño y admiración que recibí de personas que no me conocían. Sabía que me estaba embarcando en una cosa grande, pero no pensé que el impacto fuera a ser tan positivo”.

Cada vez que pone una foto de sus años como modelo internacional, la respuesta es casi siempre la misma: “‘¡Wow!, ¿cómo así que desfilaste con Gisele Bündchen y trabajaste con Carolina Herrera?’. Al público le gusta conocer o sentir que sabe un poco más sobre los personajes que nos movemos en el mundo de la moda y vernos como seres reales”.

Teme sonar soberbia, pero sabe que todo esto es una recompensa a su trabajo de muchos años. “Estoy de moda de nuevo porque mucha gente me vio en televisión, sobre todo las nuevas generaciones. Rescatar eso es bonito”.

Diversidad, la palabra clave:

Si hay algo que Carolina Castro le agradece al programa, además de la experiencia y el cariño que ha recibido, es que La Agencia se haya comprometido con la diversidad. “La gran tendencia en la sociedad es la tolerancia y el respeto por el otro, y eso se ve reflejado en el modelaje. En la moda todo se vale; estamos en la era de la expresión, en la que está permitido que cada persona sea tal cual es. El público quiere identificarse con los modelos que son imagen de las marcas, quiere ver caras que generen recordación. Me encanta esa apertura a la belleza inesperada”.

Sin embargo, esto no es nuevo para ella. De hecho, fue algo que aprendió durante los años que trabajó con Jean Paul Gaultier, quien se ha caracterizado por apostarle a lo diferente, auténtico y poco convencional. “Ser transgresor ha sido su sello; Gaultier me abrió los ojos a bellezas diversas y a descubrirlas en los lugares más inesperados”. Por eso ella acogió con tanta naturalidad a Mara Cifuentes, la modelo transgénero de La Agencia. “Cuando me felicitaron por todo lo que pasó con Mara y el apoyo que le ofrecí, me sorprendí. Siempre he defendido el derecho de toda persona a ser feliz y a expresarse como quiera”.

Por eso la impresionó la inclemencia del público con sus críticas y palabras en las redes sociales. “A muchos se les olvida que detrás de esos personajes de la televisión hay gente con sueños y debilidades; eso rompió el mensaje de tolerancia y de respeto que buscábamos”.

¿Quizás no entendieron el objetivo del programa? -“Sí, la gente entendió que el fin era mostrar una industria muy importante, quitarle la etiqueta de frivolidad y mostrar, por ejemplo, las exigencias técnicas de una prueba de fotografía, lo que se busca con un comercial, que los modelos a veces tienen que actuar y meterse en el rol. Creo que entendieron todo lo que involucra este negocio”. 

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.