COMENTARIOS

El concurso de belleza que se convirtió en una denuncia contra la violencia de género

Fucsia.co

El concurso de belleza que se convirtió en una denuncia contra la violencia de género

Ante el público las concursantes anunciaron sus medidas y no tienen nada que ver con las 90-60-90 tradicionales

Por más acostumbradas que estemos a ellos, los reinados de belleza aún causan polémica y críticas por parte de las feministas. Sin embargo tal vez el concurso Miss Perú de este año les haga cambiar de idea.

En el momento en que las veintitrés aspirantes darían a conocer las medidas de sus perfectos e ideales pechos, cintura y cadera, lo que hicieron fue dar cifras reales sobre la violencia de género y feminicidio en su país.

"Me llamo Karen Cueto, represento a Lima y mis medidas son 82 feminicidios y 156 tentativas en lo que va de año", así fueron anunciando una a una las escalofriantes estadísticas de violencia que ocurren en el país. La fabulosa iniciativa de convertir las medidas (en este caso de especial relevancia) en una declaración de intenciones, surgió por parte de los organizadores para dar mayor relevancia y concientizar a la sociedad.

Las cifras, completamente alejadas de la clásica respuesta 90-60-90, incluyeron violencia física, psicológica, abuso sexual, acoso, explotación sexual y agresiones psicológicas, a mujeres de todas las edades y condiciones.

Mira la presentación de las candidatas aquí:

Cristian Rivero, conductor del Miss Perú 2018, explicó al finalizar la presentación de las concursantes que el certamen estaría dedicado este año, en cada una de sus secuencias, a enviar un mensaje en contra de la violencia que azota al país.

Así que a medida que cada una de las concursantes de las distintas regiones del Perú desfilaron en vestido de baño, en el fondo podían verse algunos de los titulares más terribles sobre la violencia de género en ese país. Y naturalmente, siendo este uno de los momentos más polémicos de los certámenes, la organizadora Jessica Newton, dio un mensaje en el que destacó que las mujeres son libres de actuar y vestir como deseen y que no por ello alguien puede sentirse en derecho de faltarles el respeto, “etiquetarlas” ni mucho menos “tocarlas”.

Un mensaje que últimamente se grita a los cuatro vientos a raíz del escándalo sexual que averguenza a Hollywood tras las denuncias de estas famosas

De igual manera, la fase de preguntas y respuestas del certámen también se centró en debatir el tema sobre la violencia hacia las mujeres, y a partir de este moemtno el hashtag #MisMedidasSon ya era trending topic

Al final, aunque por obvios motivos pasó a segundo plano, una de ellas fue coronada. La ganadora del Miss Perú 2018 es Romina Lozano representante de la Provincia Constitucional del Callao, y sus medidas son "tres mil ciento catorce mujeres victimas de trata registradas hasta el 2014" en Perú. 

La apuesta, más allá de reivindicar los concursos de belleza o de al menos utilizarlo como plataforma para generar un cambio positivo, le dió foco a un tema que oscurece al país andino. Según un censo realizado este año, Perú es el segundo país más inseguro para las mujeres en Suramérica, después de Bolivia y seguido por Brasil. 

De esta forma, las candidatas lograron comunicar una cruda realidad al convertir su presentación en un grito contra la violencia de género que concluyó en una explosión de aplausos y que aún resuenan entre todas y cada una de nosotras.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.