COMENTARIOS

Edith Piaf, la diva a la que el amor consumió, en 8 canciones inolvidables

Fucsia.co

Edith Piaf, la diva a la que el amor consumió, en 8 canciones inolvidables Foto: Pinterest

Se cumple un siglo del nacimiento de una de las divas francesas más inolvidables, y Paris prepara diferentes eventos para conmemorar esta fecha. Su música es el reflejo de una vida plagada de miseria, pasión y desamor. La recordamos con sus mejores canciones.

Excéntrica, desequilibrada, excesiva. Édith Giovanna Gassion nació el 19 de diciembre de 1915 frente al número 72 de la calle de Belleville en París. Su madre, una cantante ambulante, no pudo llegar al hospital y dio a luz en pleno asfalto, sin ayuda alguna, ni el apoyo de su esposo, un acróbata venido a menos que para celebrar el nacimiento de su hija se emborrachó hasta perder la conciencia. Así comienza la historia de la gran dama de la chanson française que ha engrandecido más si cabe el mito.

Abandonada por su madre, incapaz de hacer frente a su crianza, pasó su infancia entre circos errantes y prostíbulos. Los payasos y prostitutas se convirtieron en su familia, hasta que en 1929, a los 14 años, decidió dejar atrás su vida de miseria e irse a los cabarés de los suburbios parisinos a probar suerte como cantante. Tres años más tarde, a los 17, tuvo su primer hijo con el ‘chico de los recados’, una niña llamada Marcelle que murió a los dos años de una meningitis.

A los 20 años grabó su primer disco, 'Les Mômes de la cloche', de la mano del productor Louis Leplée que se convirtió en su mentor. El asesinato de este por su vinculación con los negocios ilícitos volvió a truncar la carrera de la renombrada con el apodo artístico de Môme Piaf, gorrioncillo en español.

1. La Vie en Rose



Tras sufrir el linchamiento mediático y perder el favor del público por su vinculación con Leplée, Piaf volvió a las calles y a los cabarets
 que la habían curtido como cantante en su juventud. En uno de estos, conoció al que sería su nuevo  mentor y amante, Raymond Asso, y a la pianista Marguerite Monnot, quien se convirtió en su mano derecha, su gran apoyo, a pesar de la inestabilidad emocional, los arrebatos y la caótica existencia que caracterizaba a la diva.

Su leyenda despegó en esa época, con temas como Tu es partout o La vie en rose, su canción más célebre y recordaba, que se convirtió en un canto a la resistencia nazi y a la liberación del pueblo judío.

En 1948 viajó a Nueva York donde conoció al que sería su gran amor, el boxeador francés de origen argelino Marcel Cerdan. La relación se vio truncada un año después, al morir este en un accidente de avión.  Rota de dolor, se refugió en la morfina, sustancia a la que se volvió adicta.

2. L'Hymne a l'amour



Su vida posterior estuvo marcada por numerosos amantes y un marcado deterioro físico por su dependencia a los opiáceos. Murió el 10 de octubre de 1963; tenía 47 años. “Nunca he conocido un ser más desprendido de su alma. Ella no entregaba su alma, ella la regalaba, ella tiraba oro por las ventanas”, dijo tras su muerte su amigo, el cineasta Jean Cocteau. Su cuerpo descansa en el cementerio de Père Lachaise, en la ciudad que tanto amó, Paris.

Y es en la capital francesa donde ya se preparan diferentes eventos para homenajear a una de sus figuras más inolvidables en el año enel que se cumplen 100 años de su nacimiento. El primero de ellos en la Biblioteca Nacional, que acoge una exposición con archivos inéditos de la diva donados por su secretaria, Danielle Bonel.


3. No me quitte pas




4. Non, je ne regrette rien




5. Mi Lord




6. Tu es partout




7. Padam, padam




8. Les mots d'amour

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.