COMENTARIOS

El documental que no quieren que veas

Fucsia.co

El documental que no quieren que veas Foto: Pinterest

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se estrenó 'India's Daughter', un documental que cuenta la historia de la joven violada y asesinada en 2012 que conmovió al mundo. Entra en la noticia para acceder al film.

La historia de un sueño truncado. A grandes rasgos es como se podría resumir la historia de la joven violada en India, que murió como consecuencia de esa arremetida sexual. El documental India’s Daughter de la cineasta británica Leeslee Udwin sobre Jyoti Singh, cuenta la historia de esa joven doctora cuya violación masiva y tortura en un autobús de Nueva Delhi en 2012 desató una ola de manifestaciones en contra de la normalización de la violencia sexual en la India.

Lee el artículo 'La India unida recuerda a Nirbhaya'

El documental se presentó el pasado 8 de marzo, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer. Sin embargo, las autoridades del país asiático censuraron su retransmisión. La razón: aducen que el documental incita a la violencia, debido a ciertos testimonios que en él se incluyen.

Uno de ellos, el de Mukesh Singh, el conductor del autobús, condenado a morir en la horca por su participación en el crimen. “Una mujer decente no anda por ahí a las nueve de la noche” o “una mujer es más responsable de una violación que un hombre”, son algunas de las opiniones que vierte el violador al relatar lo sucedido aquel día. No hay un ápice de arrepentimiento en sus palabras.  “Cuando fue violada no debería haberse resistido. Solo estar callada y dejar que la violaran. Luego la hubieran dejado tranquila y a su amigo solo le hubieran pegado”.

El documental reconstruye lo sucedido esa noche y retrata de forma estremecedora cómo, parte de la sociedad india, justifica que se cometa este tipo de barbarie en contra de sus mujeres.

“En la India se celebra el nacimiento de un niño más que si fuera una niña. Nosotros recibimos a Jyoti, que significa luz, como un regalo en forma de luz y felicidad”, cuenta la madre de la joven.

La noche del brutal crimen, Jyoti celebraba con un amigo que ya era doctora licenciada. Iban a ir al cine porque pronto ella empezaría sus prácticas y no iba a tener tiempo para nada más.

De orígenes humildes, desde muy pequeña, Jyoti tuvo claro que quería dedicarse a la medicina. “¿Cómo íbamos a pagar nosotros su educación? Entones nos dijo que cualquier dote que hubiéramos ahorrado para su boda la usáramos para educarla. Vendimos nuestras tierras para financiar su educación”, cuenta su madre.

Y así fue como la joven logró hacer realidad sus planes. “Ella tenía muchos sueños; grandes sueños. Quería construir un hospital para los pobres. Durante la semana, trabajaba en un call center por las noches de 8:00 p.m. a 4:00 a.m. Ella decía que una mujer podía hacer cualquier cosa”, indica un amigo de la joven en el documental.

Pero la vida le tenía preparado otro destino, únicamente por haber nacido en un país donde a las mujeres no se las está permitido salir a la calle por la noche si no es acompañada de un familiar, de ser posible hombre. “Las chicas son como flores, bonitas y delicadas. Esa flor siempre necesita protección. Si pones esa flor en una alcantarilla, se estropea. Si la pones en un templo, será dorada. En nuestra sociedad, pueden salir, pero con los miembros de su familia, no con amigos”, opina uno de los abogados defensores de los violadores en conversaciones con la directora británica.

Lee el artículo 'India: un país donde la violencia contra la mujer parece normal'

“La intención de mi hermano no era pelear, ni violar, sino enseñarles una lección”, alega el conductor del autobús sobre la actuación de su hermano Ram, otro de los perpetradores de la violación.

Un desgarrador film que evidencia que, a pesar de las protestas que inundaron la India en 2012 tras el brutal asesinato de la joven y los intentos de las instituciones por hacer legislaciones que protejan a las mujeres, acabar con la normalización de la violencia sexual es todavía una tarea pendiente. “Cuando se licenció nos dijo que ya no teníamos que preocuparnos por nada. Que todo iría bien. Parece que a Dios no le gustó eso y le puso fin”, indica la madre de Jyoti entre lágrimas.

Para ver el documental, pincha en el siguiente enlace.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.