COMENTARIOS

La película de Lady Di

Fucsia.co

La película de Lady Di Foto: AP/Entertainment One

Ni el príncipe Carlos, ni Dodi Al Fayed habrían sido los verdaderos amores de la vida de Lady Di. Su corazón lo tenía un hombre que la rechazó. Así lo cuenta una nueva película protagonizada por Naomi Watts.

“El único”, “el señor maravilla”, esa habría sido la forma en que la princesa Diana de Gales se refería a su último gran amor, el cardiocirujano paquistaní Hasnat Khan. Al director alemán Oliver Hirschbiegel, responsable de la exitosa cinta La caída, se le ocurrió que no había mejor receta que juntar a un personaje tan famoso como ella y un apasionado romance en una misma película.

Su estreno es el 20 de septiembre pero la polémica se le adelantó varias semanas: basada en el bestseller ‘Diana, Her Last Love de Kate Snell, cuenta que en sus últimos dos años de vida, Lady Di se enamoró perdidamente del médico y sugiere que Dodi Al Fayed, el hombre con el que murió en un trágico accidente en Paris en 1997, fue solo una especie de títere para darle celos al verdadero hombre de su corazón. El propio Khan, de 54 años, habría salido a decir que tanto el libro como el filme, protagonizado por Naomi Watts y Naveen Andrews en el papel de los amantes, no son verídicos y estaban basados en rumores. Otro hecho que llama la atención es que en los créditos no aparezca el personaje del príncipe Carlos aunque se sabe que los de sus hijos William y Harry tienen una breve participación.

Y es que la historia de la princesa siempre ha estado rodeada de controversia incluso antes de su divorcio. Se ha dicho que tuvo un primer affaire con su guardaespaldas Barry Mannakee, en 1985 quien murió en un extraño accidente. El siguiente en la lista fue su profesor de equitación, el atlético James Hewitt, quizás el más célebre de todos pues se llegó a decir que el príncipe Harry tenía un parecido más que sospechoso con el oficial de caballería. Le seguiría  James Gilby, quien se hizo famoso por una serie de conversaciones íntimas con la princesa que fueron grabadas. Luego comenzó una relación con el vendedor de obras de arte Oliver Hoare y con el jugador de rugby Will Carling.

Pero con Khan se ha dicho, estaba dispuesta a dejarlo todo para convertirse en su esposa. Lo conoció en el hospital Royal Brompton de Londres, donde visitaba a un conocido que era tratado por el cirujano. Desde entonces se habría encargado de seducirlo convirtiéndose en una especie de ama de casa que pese a su estatus real era capaz de cocinar para él y plancharle su ropa. Habría viajado varias veces a Pakistán para aprender sobre su cultura y acercarse a su familia. Pero el padre del novio no la habría considerado una mujer del todo digna para que llevara su apellido.
 
“Hasnat Khan fue muy importante en su vida, estaba locamente enamorada de él y ella estaba lista para mudarse a Pakistán y convertirse a su religión, si era lo que él quería. Pero la atención del público era más de lo que él podía soportar a diferencia de Dodi, a quien le encantaba la exposición que Diana le brindaba. Si ella toleraba a este último era porque sentía que necesitaba un hombre en su vida, pero nunca fue un gran amor”, comentó a FUCSIA Chris Hutchins, autor de la biografía Diana’s Nightmare: The Family. Su opinión es compartida por la experta en realeza Marilyn Braun: “A Dodi solo la podemos ligar a ella por su trágico destino, no por un romántico final del tipo  ‘felices por siempre’. Khan era con quien quería casarse y tener hijos hasta que los obstáculos relacionados con su fama se interpusieron en esos planes”.

Para la historiadora Elisabeth Cawthon, la percepción general de los británicos en un momento llegó a ser que Carlos era el responsable de “llevar a Diana a los brazos de otros hombres” y de ahí el resentimiento que se generó hacia él. “No sé si el príncipe y Camila serán algún día realmente populares. Él es excepcionalmente bien educado, es un gran analista en diversos temas, como medio ambiente y arquitectura. Sin embargo la mayoría de personas ve a Diana como una madre influyente y ahora que William y Harry crecen en popularidad, ella se lleva el crédito”.

La atención de los medios hacia sus herederos y la película serían una nueva evidencia de cómo la fascinación por Lady Di continúa en ascenso: “Mi libro sobre ella se vende mucho más ahora que toda mi obra sumada, a 20 años de su publicación”, agrega Hutchins. “Era hermosa, cálida, lucía cercana y hacía que la monarquía fuera más atractiva, y además su muerte está rodeada de misterio de manera que ese tema seguirá discutiéndose por años. Siempre habrá un ‘qué tal sí’ con Diana”, concluye Braun. “En mil años, muchos miembros de la realeza han dejado su marca, pero sobre todos no se escriben tantas páginas ni se hacen películas”.
 
 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.