COMENTARIOS

El fútbol femenino, una prueba de la desigualdad de género

Fucsia.co

El fútbol femenino, una prueba de la desigualdad de género Imagen: AFP.

A pesar de que la Selección Femenina de EEUU se llevó la Copa en el Mundial de Canadá, y los hombres solo clasificaron a octavos de final en el Mundial de Brasil, ellos ganarán cuatro veces más.

Con una contundente victoria 5-2 contra Japón, la selección femenina de Estados Unidos se coronó como campeona del Mundial de mujeres el pasado 5 de julio, en Vancouver (Canadá).

La jugadora Tobin Heath celebra su gol contra Japón en la final del mundial femenino.Imagen: AFP.

En el mundial de 2011, estos dos equipos también se enfrentaron en la final, pero en aquella ocasión, el partido terminó con la victoria de Japón.

La selección estadounidense femenina es la que más títulos mundiales tiene, y desde 1991 no ha bajado del tercer lugar en este certamen. La selección masculina jamás ha ganado un mundial y ocupa el lugar 27 del escalafón de la FIFA.


Julie Johnston, defensa estadounidense, celebra el triunfo. Imagen: AFP.

Sin embargo, mientras los hombres se llevaron 9 millones de dólares por su participación en el Mundial de Brasil de 2014, donde sólo llegaron hasta octavos de final, las mujeres recibirán cerca de 2 millones después de coronarse como campeonas, de acuerdo con cifras de The Business Insider.

Alemania, la selección ganadora del Mundial masculino 2014 (se llevó 35 millones de dólares por ganar el Mundial de fútbol, cerca de 40 veces más de lo que se llevaron las jugadoras estadounidenses por tener el mismo título. (Lea también ¿Por qué las estadounidenses son tan buenas en fútbol?)


La jugadora Megan Rapino celebrando el triunfo de EE.UU.

Muchos atribuyen el éxito en el fútbol de las mujeres estadounidenses a la enmienda Title IX, que se aprobó en 1972. Esta ley prohíbe la discriminación por motivos de sexo para practicar actividades deportivas.

"No me cabe la menor duda de que lo que estamos viendo en el fútbol femenino y en otros deportes es en gran parte gracias a Title XI", dijo a NBC News Neena Chaudhry, directora en el Centro Nacional de Leyes de la Mujer.

Si bien esta ley se aprobó en 1972, no fue sino hasta 1985 que la selección femenina estadounidense debutó en su primer evento deportivo: el Mundialito.


La Selección de Estados Unidos en su primer juego contra Italia, en 1985.
Imagen: finisherblog.worpdress.com.

Desde ahí, el crecimiento de este deporte entre las mujeres ha sido vertiginoso: mientras a finales de los 70 eran muy pocas las mujeres que jugaban fútbol en sus colegios. Para 1991, año en el que Estados Unidos ganó el mundial, ya había más de 120 mil.

Hoy, se estima que un 20 por ciento de todas las atletas femeninas (unas 375.000) lo practican, de acuerdo con cifras de la Federación Nacional de Escuelas Secundarias (NFHS).

En 1999, el fútbol femenino ganó popularidad con la victoria de las estadounidenses en el mundial. Ese año, la revista Sports Illustrated nombró a todo el equipo ‘Deportista del año‘, un título que se reservaba solo a hombres.


Foto: Portada Sports Illustrated


¿Cómo es en Colombia?

De acuerdo con cifras de la Federación Colombiana de Fútbol, esta entidad invirtió más de 14.000 millones de pesos en todas las 12 selecciones nacionales (incluyendo las divisiones sub 17, sub 20 y fútbol playa).


Selección Colombia Femenina. Imagen: Federación Colombiana de Fútbol.

De esos 14 mil millones, un 72 por ciento se destinó a la Selección Masculina, lo que deja el 28% restante (alrededor de 3900 millones de pesos) para repartir entre los demás equipos.

Yoreli Rincón, la 10 de la Selección Colombia Femenina, declaró que no recibe "ni el uno por ciento de lo que reciben los hombres", en entrevista con Los Informantes. (‘Lee también ‘Yoreli Rincón: la 10 del fútbol colombiano‘).

Es obvio que la respuesta será que los dos certámenes tienen una popularidad radicalmente diferente. Mientras el Mundial de Brasil movió billones de dólares y movilizó a un millar de personas, la Copa Mundial Femenina apenas pudo mover un número de espectadores que llegaba a los miles.

Pero siempre surge la pregunta: ¿es que la gente no quiere ver ese tipo de competencias o es que desde los medios y principalmente desde la FIFA y las federaciones de fútbol no se le da la importancia que tiene?

Quizás la respuesta es un poco de ambas, pero con una verdad a todas luces: El fútbol sigue tratándose como un asunto sólo de hombres.


Múltiples ejemplos como la prueba de género
a la que se tienen que someter las mujeres que participen en certámenes FIFA son sólo la punta de un problema que, esperemos, sea mejorado con las transformación que el mayor organismo del fútbol está teniendo.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.