COMENTARIOS

Beber agua en exceso: el trastorno alimenticio moderno

Fucsia.co

Beber agua en exceso: el trastorno alimenticio moderno Foto: Ingimage

Beber agua en cantidades excesivas sin que exista la sensación previa de sed es el síntoma principal de quienes padecen potomanía, un trastorno alimenticio caracterizado por la ingesta compulsiva de agua.

Nuestro cuerpo está compuesto en dos tercios de agua. El cerebro toma aproximadamente un 75% del líquido para llevar a cabo sus funciones, así como lo hacen otros órganos como los músculos, riñones, corazón y piel. Además, el consumo de agua tiene, entre otros beneficios,  la desintoxicación del  organismo y la correcta distribución de energía. Sin embargo, cuando el cuerpo recibe una cantidad de agua mayor a la que requiere, el vital líquido, más que una medida saludable se convierte en un problema para el buen desempeño de las funciones de los órganos.

Aunque se ha asociado con el mal funcionamiento del hipotálamo -la glándula encargada de emitir la señal de sed, para mantener el cuerpo con los niveles apropiados de agua- los pacientes con potomanía usualmente tienen antecedentes de otras enfermedades de tipo mental como psicosis y anorexia nerviosa y usan el agua como un medio de escape de situaciones más profundas de sus vidas o para contrarrestar la ansiedad de comer, obteniendo una sensación de saciedad y placer.

Consecuencias
El listado de consecuencias es largo, teniendo en cuenta factores como la duración de la enfermedad y si se trata a tiempo o no. Una de las más importantes es la insuficiencia renal y cardiaca; síntomas frecuentes de mareos y calambres musculares, debido a la baja concentración de sodio y potasio en la sangre; mal funcionamiento de la hormona antidiurética; convulsiones; paralisis y, en un caso extremo, la muerte

¿Cómo tratarla?
En primer lugar, el médico tratante tendrá que acudir al uso de diuréticos para eliminar el exceso de líquido en el cuerpo. Posteriormente, el paciente debe someterse a un tratamiento psiquiátrico si las causas son de este tipo, en el que además de terapias debe recibir medicamentos que trabajarán directamente en el sistema nerviosos central.

Así que si tu botella de agua y tú son inseparables, haz cálculos y evalúa la cantidad que estás bebiendo al día, pues, ya bien dicen que "todo extremo es malo" y el agua no es la excepción.


Ocho vasos de agua al día ¿Cierto o falso? Si quieres saber la respuesta, haz clic aquí.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.