COMENTARIOS

Los 6 secretos del atún

Fucsia.co

Los 6 secretos del atún Foto: Ingimage

Por su alta concentración en proteinas y vitaminas, este alimento no puede faltar en ningún caso en la dieta. Sus bondades van desde favorecer la fertilidad, hasta ayudar en la prevención del cáncer.

Los pescados y mariscos deben ser la base nutricional de toda dieta saludable, aunque, obviamente, no la única. Su consumo debe incorporarse en la alimentación diaria, puesto que aportan una buena cantidad de las proteínas, vitaminas y minerales diarias recomendadas; además son alimentos bajos en grasas saturadas. Dentro de estos, el atún posee, asimismo, ácidos grasos omega-3, esenciales para el organismo (Lee el siguiente artículo sobre los beneficios de este nutriente).

Sin embargo, según el último estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Colombia ocupa el último lugar en el ranking de países con una menor ingesta de atún de toda Latinoamérica.

La nutricionista y dietista Consuelo Pardo nos brinda los beneficios de este pescado y sus recomendaciones de por qué resulta imprescindible consumirlo de tres a cuatro veces por semana.

1. Alto aporte nutricional. Este alimento nos da un excelente aporte proteico. Adicionalmente, contiene un alto porcentaje de grasas consideradas saludables a diferencia de la que están presentes en las carnes rojas o el pollo. Asimismo, es rico en ácidos grasos poliinsaturados de la familia omega-3 y vitaminas como la niacina, fundamental pare el adecuado funcionamiento del aparato digestivo y del sistema nervioso. Contiene también vitamina B6, nutriente necesario para la producción de anticuerpos por parte del sistema inmunológico.

2. Favorece la fertilidad. Su alta concentración en selenio contribuye a que el organismo produzca unas determinadas proteínas, llamadas enzimas antioxidantes. Estas juegan un papel esencial en la prevención del daño celular. Asimismo, contribuye a incrementar la fertilidad, especialmente en los hombres, ya que este mineral aumenta la producción de semen y evita la motilidad de los espermatozoides.

3. Versatilidad gastronómica.
Resulta un ingrediente perfecto para cualquier momento de la jornada porque puede consumirse de formas muy variadas: crudo, frito, a la plancha, en conserva, acompañado o solo. Las combinaciones son infinitas: con tomate cherry y unos trocitos de queso bajo en grasa, con arroz o espagueti; añadirlo como refrigerio en un sándwich, como ingrediente de un omelette para el desayuno; como base de una ensalada de papa y arveja; encima de una arepa de maíz y queso; o en una sopa con vegetales. Con imaginación, aburrirse con el atún es casi imposible.

4. Evita el deterioro cognitivo. Un estudio realizado en conjunto por la Universidad de Utrecht (Países Bajos) y de Maastricht (Holanda) y publicado en la revista Neurology,  sobre una muestra de 1600 hombres y mujeres con edades comprendidas entre los 45 y los 70 años durante un período de 6 años, reveló que aquellas personas que consumían atún regularmente, tenían mayores niveles de memoria, velocidad sicomotora y flexibilidad cognitiva. Los factores que determinaron esta disminución en el deterioro cognitivo y el incremento de las funciones cerebrales con el paso de los años fueron dos ácidos grasos esenciales omega-3, que se encuentran de forma natural en este pescado EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico).

5. Previene enfermedades cardiovasculares. Los beneficios del consumo de pescado azul en el corazón, donde se incluye el atún,  quedaron demostrados por un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, difundido a través de la revista Annals of Internal Medicine. Los resultados aportados por el estudio de 2.700 pacientes mayores de 65 años, manifestaron que las personas que incluyen este alimento como base diaria de su dieta reducen en un 35% y un 27% para mujeres y hombres, respectivamente, los riesgo de mortalidad a causa de una enfermedad cardiovascular.

6. Evita desarrollar cáncer de riñón. Una investigación realizada por el Instituto Karolinska (Suecia) y publicada por The Journal of the American Medical Association, concluyó que comer pescado azul más de una vez a la semana reduce en un 44%, aproximadamente, el riesgo de padecer cáncer de riñón, gracias a la presencia natural de altas cantidades de ácidos grasos omega 3 y la vitamina D en esta variedad de pescado. El estudio se realizó sobre 61.433 mujeres con edades comprendidas entre los 40 y 76 años, las cuales nunca habían desarrollado cáncer. En los 15 años de investigación, 150 de ellas desarrollaron un carcinoma renal, que representa el 80% de todos los cánceres de riñón. Coincidió con que estas no incluían pescado azul en su dieta con frecuencia. Así, se demostró que las que sí lo hacían una o más veces a la semana, tenían un 44% menos de riesgo de padecer esta patología. 

Estos beneficios no avalan las dietas basadas exclusivamente en atún, pues dejar de consumir otros grupos de alimentos solo descompensará el organismo y generará más riesgos que beneficios.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.