COMENTARIOS

Bolsas y ojeras Foto: Thinkstock

Obstinadas y antiestéticas, las bolsas y ojeras deslucen la cara. Sobre ellas habla el oftalmólogo especialista en cirugía plástica ocular Juan Andrés Delgado.

¿Qué son las ojeras?
Depósitos de pigmento en la zona alrededor de los ojos que tienen que ver con factores genéticos y algunos cambios hormonales.

¿Cómo se pueden corregir?
Yo diría que su manejo es muy difícil. Algunos tratamientos untados en gel o  en crema pueden mejorar la calidad de la piel y su apariencia, lo mismo que algunos tipos de láser.

¿Qué son las bolsas?
El ojo está en una cajita de hueso (órbita). Una tela llamada séptum se encarga de sostener la grasa que lo rodea en la parte de atrás; cuando esa tela se debilita por razones genéticas o de herencia, las bolsas se hacen visibles.

¿Qué incidencia tienen  estos problemas?
Son muy frecuentes y se presentan tanto en hombres como en mujeres de todas las edades, aun en los jóvenes adolescentes. Son muy notorias bajo la luz natural.

¿Cómo se eliminan?
Como son un problema mecánico exigen un tratamiento del mismo tipo, una cirugía en la que se llega a las 3 bolsitas que tiene el ojo debajo por dentro del párpado, y saca la grasa que éstas contienen. Se llama blefaroplastia (viene del griego blefaro: párpado) de los párpados inferiores.

¿Cuánto tarda el proceso?

De 40 a 50 minutos, es ambulatoria, con anestesia local dada por anestesiólogo, e indolora; el paciente sale de ella con los ojos abiertos y según sea la calidad de su piel y su fragilidad capilar, le quedan unos morados que desaparecen en muy poco tiempo.

¿Es un problema reincidente?

Puede ser, pero no es lo usual, más aun si el procedimiento se hace bien, porque no hay que olvidar que la piel es elástica y recupera su textura.

¿Traen las bolsas otros problemas colaterales?

No, no son culpables de otros problemas, como sí los produce la caída de los párpados superiores cuando tienen un compromiso funcional, es decir, cuando llegan a tapar el campo visual.

¿Cómo puede confiarse un paciente de que el tratamiento le va a ser útil y benigno?
El paciente debe sentir que el médico le brinda la mejor solución a su problema y no tener la sensación de que le está vendiendo algo. Una buena relación médico–paciente es definitiva en este tipo de situaciones.

¿Algún consejo adicional?

No apresurarse, no confundirse; algunas veces las personas piensan que las bolsas son ojeras y por ello deben consultar al especialista. Y un consejo fundamental: no todo se cura con cirugía.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.