COMENTARIOS

Celulitis ¡Qué mala onda!

Revista Fucsia

Celulitis ¡Qué mala onda! Foto: Getty Images

Es el coco de las mujeres, porque aparece a cualquier edad y afecta por igual a flacas y gordas. La temida y horrible celulitis. Encuentra sus causas y cómo combatirla. Entérate aquí.

Bajo la cara más linda y el cuerpo más armonioso hay algo que puede hacer ensombrecer la más espontánea sonrisa de una mujer bonita: es la celulitis, que afecta por igual a delgadas y gorditas, caracterizada por una piel salpicada de nódulos y depresiones, llamada también ‘piel de naranja’, que lleva a muchas de ellas a los gimnasios y consultorios de esteticistas sin resultados alentadores. 

Y es que la celulitis puede salir a los 13, a los 15, a los 18 y a los 24 años, y quedarse para siempre sino se le presta atención. Las causas de esta afección son, entre otras, factores hereditarios; consumo de alcohol, tabaco o gaseosas; problemas digestivos y renales; mala circulación, malas posturas; consumo de grasas saturadas; sedentarismo y comidas muy saladas.

La celulitis es el aumento de las células grasas, en las que se depositan toxinas y agua, que quedan atrapadas entre las fibras de la piel y producen una retención local que altera la circulación sanguínea y linfática, y produce los antiestéticos nódulos que se concentran, sobre todo, en los muslos, las caderas, los glúteos y el abdomen.

Aunque la celulitis es considerada un mal menor por la comunidad médica, las mujeres se preocupan muchísimo por este desorden y hacen lo posible y lo imposible por erradicarlo de su cuerpo.

Piel adentro 

Aunque la obesidad y el sobrepeso son diferentes a la celulitis, en muchos casos suelen ir asociados. Sin embargo, existen muchas mujeres que apesar de conservarse en su peso ideal, la padecen. Por eso, hay que estar atentas a los primeros indicios de que se está formando la celulitis, pues durante la primera fase, cuando ya se encuentra una cantidad moderada de toxinas en los estratos de la epidermis, ésta no se ve y casi ni se palpa. 

Durante la segunda fase, la celulitis no se ve pero se palpa, porque los estratos de la epidermis se inflaman afectando suavemente la dermis. En la tercera fase se empiezan a ver ondulaciones en la piel, y es cuando se presenta el síntoma más característico de la celulitis, la ‘piel de naranja’, porque ya están afectadas la epidermis y la dermis, y las fibras de colágeno y elastina se empiezan a degenerar formando estas ondulaciones.

Más aun, en esta etapa se empieza a ver afectadala circulación sanguínea y linfática, y en casos extremos se presenta dolor. En la última fase, la más aguda, la celulitis se ve, se palpa y la zona en que se encuentra ubicada empieza a perder su forma, pues las ondulaciones son marcadas. Aquí se ven comprometidas las tres capas de la piel, y es una fase dolorosa y traumática.

Aunque la celulitis es muy difícil de erradicar, hay que tomar medidas para prevenirla, como cambiar los hábitos alimenticios, usar productos especialmente diseñados para controlarla, hacer mucho ejercicio y consultar a los especialistas.

Cómo reconocerla

La celulitis se divide en generalizada y localizada, según la zona del cuerpo que afecte.

- La generalizada afecta principalmente a mujeres obesas, comienza prematuramente y se acentúa en la pubertad. Aumenta en circunstancias como el embarazo o la menopausia.

- La localizada se presenta en áreas específicas de la piel como los muslos, las caderas, los glúteos y la región abdominal. Puede aparecer en la pubertad y también en la edad adulta

 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.