COMENTARIOS

Curas prácticas para dolores comunes en tu cocina

RevistaFucsia.com

Curas prácticas para dolores comunes en tu cocina Foto: Thinkstock

Los mejores remedios para dolores leves puedes encontrarlos en tu propia cocina. Sigue estos consejos para que logres sentirte mejor al instante.

Por si tienes un resfriado, el estómago pesado,  un salpullido, una reacción alérgica leve… la solución puede estar al alcance de tu mano ¡y en tu cocina! Es cierto, algunos remedios caseros son simplemente viejos mitos, pero hay otros que se han mantenido durante generaciones y realmente funcionan.  Intentar con alguno de estos ingredientes sanadores, puede aliviar tu molestia mientras ahorras dinero.

Miel
Úsala para cortadas menores y quemaduras, tos o si tienes la garganta irritada. La mayoría de nosotros hemos usado la miel con té, para tratar la garganta irritada. Pero de igual forma, ha sido usado durante siglos para  curar las heridas. En años pasados, un estudio reveló que la miel es de gran ayuda para curar quemaduras moderadas. Además contiene proteínas que sirven de barrera anti bacterial para la herida.

Intenta esto. Aplica miel tibia sobre una herida o cortada pequeña (una sin tanto sangrado) o en una quemadura leve, luego pon gaza y una banda sobre la misma, cambia la gaza a diario hasta que se cure. Sin embargo si llegas a tener otros síntomas como fiebre o ardor intenso, es mejor que acudas a tu médico pues podrías estar necesitando antibióticos.

Sal
Úsala para congestión nasal o garganta irritada. Cuando mezclas sal con agua en una mayor concentración que la del agua salada de tu cuerpo, te ayuda a eliminar los fluidos gripales mucho más rápido. Puedes usar esta solución para limpiar tu mucosa y aliviar la garganta.

Intenta esto. Para hacer una solución hipertónica, disuelve media cucharadita de sal no yodada en 8 onzas de agua. Para el dolor de garganta simplemente haz gárgaras con el agua. Para limpiar la nariz llena una botella limpia o una jeringuilla con esta agua, échala al interior de tu nariz y luego sóplate para eliminar los residuos.

Té de hierbabuena
Úsala para indigestión estomacal. El aceite que se encuentra en la hoja de la hierbabuena calma los músculos del tracto digestivo permitiendo a los gases pasar más fácilmente aliviando la digestión. En este caso hay que tener cuidado de no confundir la indigestión con reflujo, pues si se comete el error el efecto podría ser el contrario. Identifica el reflujo por la sensación de quemadura ácida en el pecho.

Intenta esto. prepara una infusión de estas hierbas en agua caliente.

Sazonador para carne
Úsalo para picaduras de abejas y de arañas no venenosas
. El sazonador de carnes contiene papaína, una enzima que deshace las proteínas y que además rompe las toxinas de las picaduras de insectos y calma la rasquiña. Úsalo solamente para picaduras de mosquitos, abejas, avispas y arañas no venenosas. Si llegas a sentir síntomas de nauseas, dificultad para respirar o dolor en tus abdominales o en la parte inferior de tu espalda, busca ayuda médica inmediatamente.

Intenta esto. Mezcla una pequeña cantidad del sazonador para carnes con agua, de forma que se forme una pasta. Aplícala en la picadura dejándola entre 10 a 15 minutos y luego enjuágate con agua tibia.

Avena
Úsala para quemaduras solares, ampollas o irritaciones. La avena tiene propiedades antiinflamatorias que calman la picazón y la piel inflamada,  asegúrate de que la avena no tenga sabor.

Intenta esto. Si estás usando avena regular o avena común pulverízala y disuélvela en un vaso de agua, pon este contenido en una bañera llena de agua tibia y métete durante 15 minutos.










También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.