COMENTARIOS

Hombres y mujeres no somos tan diferentes como pensábamos

Fucsia.co

Hombres y mujeres no somos tan diferentes como pensábamos Imagen: Ingimage

Un nuevo estudio revela que no existen diferencias significativas entre el cerebro de hombres y mujeres. Entonces, ¿qué nos hace diferentes?

Que a ellos el azul y a nosotras el rosado, que a ellos la fuerza y a nosotras la emocionalidad, que a ellos el Whisky y a nosotras el Daiquiri, sobre las diferencias entre hombres y mujeres mucho se ha especulado, pero ¿qué tan diferentes somos en realidad?

Científicos de la Universidad de Tel-Aviv publicaron un estudio en el Proceedings of the National Academy of Sciences - PNAS, que indica que no existe un cerebro masculino o un cerebro femenino. “Los resultados demuestran que independientemente de la causa de observación sexo/género, las diferencias en el cerebro y el comportamiento (naturaleza o crianza), los cerebros humanos no pueden clasificarse en dos clases distintas: cerebro masculino / cerebro femenino”, concluyen los investigadores.

A esta respuesta se llegó después de escanear más de 1.400 cerebros de hombres y mujeres, a través de imágenes de resonancia magnética, en busca de posibles diferencias anatómicas. Para sorpresa de muchos, fueron más las similitudes que las diferencias. Pese a que se identificaron algunas características más comunes en las mujeres y otras más comunes en los hombres, el cerebro de ambos es un mosaico de características únicas que rara vez se encuentran en los extremos de “masculinidad-feminidad”.


Foto: PNAS

Sólo el 6% de la muestra escaneada mostró una cierta tendencia más masculina o más femenina, lo que demostraría en un principio que los hombres no son de marte y las mujeres de venus, como tradicionalmente se ha pensado.

Mira también: ¿Rosado para las niñas y azul para los niños? ¡No más!

“Las diferencias de sexo / género en el cerebro son de alto interés social, porque su presencia se asume generalmente para demostrar que los seres humanos pertenecen a dos categorías distintas, no sólo en términos de sus genitales, y así justificar el tratamiento diferencial de hombres y mujeres”, agregan los investigadores.

Para Daphna Joel, profesora de la Universidad de Tel-Aviv y quien lideró el estudio, “lo que nosotros mostramos es que hay múltiples maneras de ser hombre y mujer, no hay un solo camino y muchas de estas maneras están completamente superpuestas”.

El estudio denominado Sexo más allá de los genitales: El mosaico del cerebro humano, también puso a prueba algunos de los comportamientos más estereotipados entre hombres y mujeres y no encontró fuertes correlaciones de género con respecto a actividades como jugar videojuegos.

Aunque este estudio abre la puerta para muchas otras exploraciones sobre la naturaleza de los comportamientos de hombres y mujeres, es hora de dejar de justificar las acciones de unos u otros en su anatomía.



También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.