COMENTARIOS

A flor de piel: Top de las mejores mascarillas naturales

RevistaFucsia.com

A flor de piel: Top de las mejores mascarillas naturales La piel no solo es el órgano más grande que tenemos: también es el más absorbente. Todos los nutrientes de los minerales y el aloe se absorben de manera más eficiente a través de los poros y otros orificios corporales. (Foto: Thinkstock)

A través de la piel cada día se excretan cerca de medio kilo de productos de desecho de nuestro organismo, y qué mejor que darle una manito con efectivos y naturales componentes que no solo la limpian sino que la mantienen joven por más tiempo. Es momento de preparar mascarillas desde casa. Algunos tips y recomendaciones.


No es un secreto de belleza, pero sí es una de las prácticas que con menos regularidad realizamos: exfoliar nuestra piel. Aquello de las impurezas y la arrugas tempranas no son una leyenda de las más vanidosas: al frotarte la piel o dejar que componentes naturales actúen sobre la misma, se acelera la velocidad en la que las toxinas se expulsan del cuerpo gracias a la estimulación del tejido linfático y las células sanguíneas, dos mecanismos claves en la desintoxicación del organismo.

Y como después de un Fin de Año lo que más ronda por nuestro cuerpo son excesos, esta es la época ideal para comenzar juiciosamente a convertir la limpieza de la piel en un hábito , por lo menos, de una vez por semana. A continuación un listado de las más recomendadas por expertos en belleza y salud, pensadas en necesidades especiales:

•    Para las patas de gallo y la piel reseca: El plátano entra en escena. Toma un plátano maduro (con cáscara, es muy importante), una cucharadita de aceite de oliva y dos cucharadas de azúcar pulverizada. Mezcla todos los ingredientes y aplica en todo el contorno de los ojos, con movimientos circulares y en dirección contraria a las arrugas que se hacen a los lados y debajo de los mismos.  Deja actuar por 15 minutos y retira con agua bien fría. Si lo que quieres es darle brillo, agrega media taza de avena de trigo y miel. Estos dos últimos también ayudan al momento de remover impurezas.  
¿Por qué el plátano?: Su cáscara y su misma pulpa contienen alta cantidad de antioxidantes y proteínas que regeneran la piel, tonifican y le brindan mayor elasticidad, brillo y la nutren. En el mundo de la belleza es conocida como “la fruta de oro”. En la medicina es usada como ingrediente natural para aliviar alergias y demás afecciones cutáneas.

•    Para la piel grasa o mixta, la arcilla: Ideal para esos puntos negros. Te recomendamos la arcilla verde, la que mejor extrae toxinas. Déjala secar al sol y ponla en una bolsa, martíllala hasta que quede polvo y pásala por un colador. Mezcla el polvillo con agua y revuelve con una cuchara de madera (nunca lo hagas con elementos metálicos). Deja endurecer la mezcla a la luz del sol y colócala en un recipiente. Cúbrela con agua y deja reposar. Aplícala sobre el rostro con ablandando un poco la mezcla con un baño de María. Cuando la mezcla se seque y se agriete, retira la mascarilla con bastante agua.
¿Por qué la arcilla?: Las sales minerales de la arcilla y sus nutrientes (como el hierro, el calcio, el magnesio y el sodio) tienen un efecto especial que combate las bacterias de la piel (una de las principales causas del cutis graso), los poros abiertos, mejora la circulación de la sangre y regenera células. Otra de sus cualidades es que absorbe el exceso de esos agentes perjudiciales para la piel, como el polvo y la grasa.

•    Para todas las pieles, la miel: Un alimento de difícil manipulación pero que si lo aplicas con cuidado, será cuestión de minutos para retirarlo de tu rostro. Realiza mezclas con azúcar morena y avena natural. Deja actuar sobre la piel por lo menos 30 minutos. También funciona para eliminar esos pequeños granos que aparecen en la espalda.
¿Por qué la miel? El néctar de la vida y de la eterna juventud. Y es que es precisamente en su néctar donde reside su secreto estético. El agua que extraen las plantas recoge una enorme cantidad de minerales y vitaminas que las abejas toman para convertirlas finalmente en un producto que la madre naturaleza trajo para hacernos más bellas. Sirve para cualquier tipo de piel ya que hidrata gracias a su gran cantidad de agua (esto depende del lugar, por ejemplo, donde fue cultivada la flor para su recolección), de ahí a que protejan la piel de la deshidratación, un factor en la aparición de arrugas. Su ácido fólico también contribuye en este proceso. Sus enzimas y sustancias limpian profundamente la piel al mismo tiempo que le da una textura extremadamente suave

•    Relajante y exfoliante, un baño mineral: No solo la cara cuenta en este arduo proceso de cuidar la piel. ¿Qué mejor que una sesión en una tina con agua tibia que te quite el estrés y que además, te desintoxique? Para esto necesitas: 2 cucharaditas de aceite de linaza, minerales líquidos, 1 cucharadita de sílice líquido, 2 cucharadotas de aloe vera, y unas gotas de aceite de olíbano y/o mirra (estos productos los encuentras en tiendas naturistas y/o farmacias).
¿Por qué un baño de cuerpo entero?: La piel no solo es el órgano más grande que tenemos: también es el más absorbente. Todos estos nutrientes de los minerales y el aloe se absorberán de manera más eficiente a través de los poros y otros orificios corporales.





 





También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.