COMENTARIOS

Gimnasia facial: fuera arrugas y flacidez

Gimnasia facial: fuera arrugas y flacidez Foto: Thinkstock

Ejercicio para el abdomen, para la cola, para el busto, y... ¿qué pasa con la cara? De las ventajas de las mascarillas y la cosmética, pasamos a las bondades de poner a ejercitar tu rostro a punta de sonrisas, palabras, movimientos básicos y buen uso de tus manos. Conoce los beneficios de la gimnasia facial, una técnica antigua pero que pocas practican.

Menos complicado de lo que parece, el auto-masaje en el rostro ayuda a rejuvenecer y tonificar la piel de la cara, además de mejorar la circulación de la sangre. Esas molestas arrugas que aparecen en zonas como los párpados, alrededor de la boca o el cuello (como la tediosa y antiestética papada), tienen una prevención y cura que supera el bisturí. Requiere que lo hagas juiciosamente y muy concentrada en cada movimiento. Otro dato importante: estos ejercicios funcionan para las líneas finas y para suavizar aquellas que son muy profundas.

¿Cómo? El método, según como lo hagas, relaja las tensiones de esas zonas de la piel que se convierten el pliegues como resultado de las “muecas” que hacemos todos los días, además del poco uso de cremas reafirmantes, ingestión excesiva de carnes rojas y grasas o  la poca hidratación del cuerpo.  

Ejercicios básicos
1.    Calentamiento: Lava muy bien la cara para que las manos no se resbalen en plena sesión de “gimnasia”. Realiza un masaje con movimientos circulares en los pómulos, la frente, el cuello y las orejas (incluye los lóbulos), utilizando los dedos corazón e índice.

2.    Frente: Con movimientos de rotación y tratando de halar los músculos de los cachetes, presionar muy suavemente las sienes hasta llegar a las raíces del pelo, en dirección diagonal y vertical. Otro buen ejercicio es presionar las cejas con las yemas de tus dedos mientras las subes y bajas, o hacer movimientos desde la entreceja hasta la punta de las cejas.  No las tironees, estás reafirmando piel, no planchando una blusa que salió de la lavadora.  

3.    Ojos: Para las ojeras, con el dedo índice y anular masajea el parpado inferior en dirección contraria a las arrugas que se producen en esta zona. Acomodarás la piel y atenuarás la famosa línea de la bolsa. Cierra los ojos muy lentamente sin fruncir el ceño. Haz el mismo acto en 10 repeticiones. Abre tus ojos los que más puedas haciendo presión hacia la nuca, sin mover ningún músculo de la frente. Cierra los ojos y descansa.

4.    Perfilar la nariz: Pon tu dedo índice justo en toda la punta de la nariz y empuja hacia arriba fuertemente mientras que la punta hace el esfuerzo de empujar hacia abajo. Ayúdate con la boca para hacer la misma fuerza.

5.    Pómulos y surcos de la nariz: Pon los dedos en los surcos del rostro, con las palmas hacia adentro, como si estuvieras llamando a alguien. Tiras hacia arriba los pómulos y mientras la boca hace fuerza hacia delante. Deja la aboca semiabierta y trata de mover los labios y lengua lo más que puedas. Para adquirir más volumen en la parte de los labios, cierra el puño de una de tus manos y aprieta la boca contra la mano, haciendo que la encía roce los dedos y el labio superior quede por encima de la mano. Presiona y relaja.

6.    Alrededor de la boca: Toma aire hasta que tus cachetes se inflen. Cierra la mano haciendo de cuenta que vas a inflar una bomba con la boca y mantén la respiración realizando presión sobre la mano. Bota lentamente, inhala, exhala y repite 10 veces. Otro truco es meter tus dedos índice y pulgar en la boca, los primeros en la parte superior y los segundos en la inferior, es decir, en la parte interna de los labios, como si trataras de abrir tu boca totalmente con ayuda de tus dedos. También puedes hacer pellizcos suaves y rápidos en los surcos hasta que las arrugas que están alrededor de los labios queden rojizas. Luego masajea la zona suavemente con tu crema hidratante y dejas que actúe hasta que se seque.

7.    Papada: Levanta un poco la barbilla y con los dedos en la mandíbula, realiza movimientos hacía arriba, mientras el maxilar inferior se va hacia delante por algunos segundos.

Dato importante: Para que los ejercicios funcionen, lo primordial es que hagas por lo menos 10 repeticiones de cada uno 5 días a la semana


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.