COMENTARIOS

La dieta de la chica fiestera

RevistaFucsia.com

La dieta de la chica fiestera Thinstock

No hay necesidad de sacrificar la vida social por someterse a un gimnasio y mantenerse en forma. Te damos unos trucos para estar saludable y llevar una rutina fiestera sin ningún problema.

La consistencia es la clave
Los entrenadores personales suelen decirnos antes de comenzar una rutina de ejercicios “No hagas nada hoy que no puedas mantener por el resto de tu vida”. Eso significa no tomar cuatro vasos de vino en un día y luego comerse 1.000 calorías al día siguiente. Varios estudios han demostrado que una de las mejores formas para perder peso es no brincarse las comidas. Es saludable comer siempre el mismo desayuno, y variar un poco el almuerzo y la cena, sin necesidad de escaparse de un plato fuerte a la hora del almuerzo, o una fruta a las medias nuevas. Lo mejor es llevar la misma rutina alimenticia sin omitir ninguna comida.

Las amigas, el soporte

Varios estudios han encontrado que las mujeres que se someten a un régimen de pérdida de peso junto con sus amigas, logran perder peso más rápido que una persona que lo hace sola. La mejor forma es enlistar a tus amigas para que te colaboren a no pecar cada vez que salen a comer o a tomarse unos tragos.

Comidas hidratantes  
Puede sonar algo cliché, pero tomar mucha agua realmente ayuda a que nuestro organismo se sienta satisfecho, especialmente cuando se va de fiesta. Nuestro cuerpo está menos propenso a comer en exceso, cuando se ha ingerido algún alimento con alto contenido de H2O, como las sopas.

Pensar la siguiente comida
Después que se conoció un estudio que encontró que la gente consume un 44% más de comida cuando está al frente del televisor, se volvió relevante pensar en qué otra actividad se hace mientras comemos. Es muy saludable planear la siguiente comida que se va a consumir mientras se está desayunando, por ejemplo. Pero para lograr comer lo que se debe, y no de más, es necesario concentrarse en cada pedazo de lo que consumimos. Tomarse un pequeño break mientras se lleva un pedazo de comida a la boca, incluso para soltar una carcajada, te ayudará a saborear mejor tu plato y de esta forma no vas a comer de más.

Pierde peso, no tu estilo de vida
Todo es una estrategia. No es necesario dejar de salir para evitar los antojos y la bebida. Es mejor siempre elegir entre tomar una copa de vino, comer postre o elegir dos entradas en vez de un plato fuerte. De esta forma sacrificamos pequeñas cosas que podemos alternar de vez en cuando. Un nuevo estudio demostró que socializar puede impulsar la habilidad de tu cuerpo para quemar calorías activando el proceso de almacenar energías.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.