COMENTARIOS

Las raíces de la eterna juventud

Javier Anibal Anaya

Las raíces de la eterna juventud Foto: Pedro Rueda

¿Qué tienen en común las arrugas y el Cáncer? Los radicales libres. hierbas medicinales, antioxidantes y alimentos curativos los combaten. Una lista de mercado que, además ser paliativa en muchas enfermedades, puede evitar el envejecimiento.

Las abuelas solían decir que “ mugre que no mata, engorda”, una sentencia que en la mayoría de los casos todavía funciona. Pero que se trata de evitar en nuestros tiempos, porque no hay que engordar, por razones estéticas y de salud, y hay que comer bien para vivir mejor. Dos premisas que la industria farmacéutica trata de unir para brindar productos tanto a la medicina tradicional como a la homeopática y sus complementarias, guardando un secreto: la fuente de la eterna juventud está en la naturaleza.

No en vano, los grandes laboratorios están explorando los bosques, las islas de Polinesia, la selva húmeda tropical y el fondo del mar, para encontrar las plantas que contengan los componentes químicos naturales con comprobada eficacia contra las enfermedades, para sintetizar o semisintetizar moléculas de nuevos fármacos. Y en esa búsqueda se han descubierto los secretos milenarios deciertas hierbas, como el ginko biloba, la echinácea, el ginseng; frutas como el noni, de las algas y hasta del ajo.

Noni Sanandresano 

El noni (su nombre científico es Morinda Citrifolia, también se conoce como nono, árbol que mata el dolor, Mengkudu enMalasia, Nhau en el sudeste de Asia y en inglés Indian Mulberry), es un arbusto con un fruto del se que cuenta tiene características curativas. Originario de la Polinesia Francesa se encuentra por todo el Pacifico.

El fruto noni ha sido utilizado con éxito por más de dos mil años en Polinesia, China, Tahití, Hawai, Malasia, India y en otras partes para aliviar enfermedades, y como alimento en épocas de hambruna. La isla de San Andrés, en el caribe colombiano, está cultivando y procesando noni con la misma composición que el noni que hay en las islas del pacifico. 

Del extracto de la fruta del noni, se asegura que alivia una amplia variedad de problemas de la salud, desde enfermedades cardiacas, cáncer,desórdenes digestivos, diabetes, desórdenes nerviosos, problemas de movimiento, problemas de peso, y problemas de la piel y del pelo.

Lo cierto es que el jugo de noni no es un medicamento ni pretende curar enfermedades. Es un jugo natural de una fruta que aporta nutrientes regeneradores celulares, lo cual indirectamente hace que el mismo organismo autocorrija su mal funcionamiento. La observación de resultados benéficos con el consumo de este jugo es variable ya que depende de las características individuales, como del estado previo de intoxicación del cuerpo, del funcionamiento del sistema inmunológico y de la capacidad de depuración.

Cuestión de antioxidantes 

Si bien ya se han comprobado a nivel químico las propiedades de ciertas hierbas que desde hace milenios se utilizaban como panaceas, todavía la ciencia no se permite utilizarlas como infusión, sino en sus componentes químicos. Por eso, desde los remedios hasta las cremas para la piel van a la raíz, y comparten en sus indicaciones una palabra clave: antioxidantes.

Estamos en la era de los antioxidantes, sobre todo porque, en palabras comunes, se ‘tragan’ los radicales libres. Un denominador común en el lenguaje médico y cosmético: estos radicales libres han sido tildados de culpables de causar desde las patas de gallina hasta el cáncer.

La explicaciónes precisa, según Elsi Oraa, nutricionista clínica, “los radicales libres son sustancias que se forman por reacciones químicas que involucran oxígeno, electrones y ocurren en las membranas. Si éstos superan la capacidad del organismo de utilizarlos, pueden dañar las estructuras, piel y órganos. El exceso de radicales libres puede ser nocivo, y los antioxidantes evitan este exceso.

Los radicales libres se producen por varias circunstancias, como la edad, la alimentación y el ambiente. El paso de los años aumenta la formación de radicales libres; una alimentación donde haya un desbalance entre las grasas que consumimos, la contaminación, la capa de ozono y el exceso de exposición alsol, produce un envejecimiento por este mismo proceso de aumento de los radicales libres. 

Hoy por hoy, hasta los cosméticos tienen antioxidantes porque la contaminación ambiental, salir a la calle, estar en el ambiente, puede producir radicales libres y acelerar el proceso de envejecimiento. “Los alimentos amigos para mantener el bienestar y la buena salud son los vegetales y las frutas. Además de estos, hay proteínas, grasas y glúcidos que son muy favorables. 

Los vegetales y las frutas contienen sustancias que previenen el daño a tejidos que puede conducir al envejecimiento o a enfermedades como el cáncer. También contienen sustancias antioxidantes. Se ha comprobado quelos antioxidantes más potentes son los de los alimentos”. Sin embargo, “la información de los antioxidantes para el cuidado de la piel está basada en la extrapolaciones de la investigación del cáncer de la piel. Y aunque es posible que los resultados de los estudios de cáncer se pueden traducir en efectos de la piel, no hay ninguna prueba”, asegura Germán Rodríguez Arana, ingeniero químico y farmacéutico.

El azúcar excesivo acaba la piel 

El médico Nicholas Perricon en el libro The Wrinkle Cure, publicado en noviembre de 2001 en Estados Unidos, además de tratar el tema de los antioxidantes, encontró una conexión entre el azúcar y el envejecimiento. Perricon asegura que “si bien los antioxidantes parecen la panacea médica y cosmética, de todas maneras cuando se trata de la toxicidad de los alimentos, la respuesta para evitar el envejecimiento no está simplemente en los antioxidantes. La respuesta real es que se debe comer menos azúcar y más alimentos con sanas propiedades”.

Soya y té verde, contras las arrugas

Algunos ingredientes causan más esperanzas que otros. Así por ejemplo, la soya tuvo que pasar por el laboratorio para encontrarle su aplicación: en un estudio publicado por el médico R. Spencer en larevista Nature, las ratas que fueron tratadas con Genistein, que es aislado de la soya, presentaron menos arrugas que las que no fueron tratadas con el componente. 

De lo que se desprende que hay buenas evidencias de que la soya trabaja contra las enzimas que causan que la piel se arrugue, por lo que puede prevenir y suavizar arrugas, proteger en contra y reparar el daño del sol, y aclarar la pigmentación en las manchas.

La misma extrapolación de cuidados médicos a cuidados cosméticos sucede con el té verde, que ha emergido como el candidato preferido para la prevención del cáncer de la piel inducido por los rayos UV, y del que se sugiere que puede minimizar las arrugas, retexturizar la piel áspera, emparejar el tono de la piel e invertir la foto sensibilidad. 

Basados en los datos de incidencia de ciertas enfermedades en cada zona del mundo, se concluye que las mujeres asiáticas, quienes usualmente tienen una piel joven con poca hiper pigmentación, lo han usado en el cuidado de la piel desde siempre.  El hecho de que evitan el sol puede contribuir, pero, parece que el té verde puede aportar algunos resultados reales.

La Naturópata 

Carmen Teresa Rodríguez, una naturópata —como se auto define— española que vive en Venezuela desde los cinco años, con 27 años de experiencia en el campo de la medicina natural, vivió en carne propia las virtudes de las plantas; dos de sus hijos enfermaron de lesmaniasis: Jorge, de 9 años, la sufrió detrás de una oreja y Angélica, de 11, en una pierna. “Al principio era como una picadita de zancudo, pero al día siguiente se parecía a la lechina, yo pensé que les estaba repitiendo la lechina, porque a ellos ya les había dado. 

A uno se le hizo como una llaguita, me estremeció el olor a carne podrida y la supuración. Yo acudí a la gente que inventó la vacuna de la lesmaniasis y estos médicos me dijeron que la vacuna afectaba el sistema cardiovascular, y que no existía la medicina perfecta sin efectos colaterales.

Entonces empecéa investigar la enfermedad y en unos antiguos apuntes de curanderos de pueblo que me presto una amiga, conseguí una receta para curar a mis hijos: un depurativo interno para el hígado y el bazo, que es donde se aloja el parásito de la lesmaniasis, preparado a base de rui barbo, jalapa, manito, mana, sal de Epson y jugo de limón. Y finalmente una loción a base de: alcoholde 90° y crema fría con permanganato”. 

Hoy por hoy, Rodríguez trata casos severos de cáncer y hasta de sida, con dietas y hierbas que aprendió a conocer luego de diez años en las selvas venezolanas. De la efectividad de sus tratamientos en contra de la medicina tradicional, asegura: “Tan malo es pasarse como no llegar. Nadie es igual a nadie, y nadie es igual a sí mismo momentos más tarde, entonces no se puede apartar la ciencia, la medicina es una sola”.

 

 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.