COMENTARIOS

Sexo Seguro La recomendación para tener una vida sexual segura es evitar la promiscuidad. Foto: Pantherstock

No sólo significa protegerse del Sida o de las enfermedades venéreas. También hay que prevenir el contagio de otras infecciones.

 La mayor vulnerabilidad de las mujeres es el HIV. La dificultad particular que tienen para evitarlo o disminuir el riesgo de infección resultan cada vez más evidentes: hoy por hoy, la epidemia del Sida se extiende en igual proporción entre hombres y mujeres.

 Otras enfermedades de trasmisión sexual -excluyendo la gonorrea y la sífilis- pasan inadvertidas en la mujer. Y la lista no es nada corta: herpes, papiloma humano, hepatitis, clamidiosis, citomegalovirus, vaginitis, candida, infecciones y picazón no hormonal.

No solo el condón sirve
Si bien la recomendación para tener una vida sexual sana y segura es mantener relaciones estables con una sola pareja y evitar la promiscuidad, lo cierto es que el condón se ha convertido no sólo en una método de anticoncepción, sino de prevención de enfermedades.

Según el medico sexólogo Miguel Silva, “El herpes virus podría disminuirse con la utilización de un preservativo. Hay que recordar que el pene no sólo se introduce en la vagina, y que el virus pude contagiarse por la vía oral. Es necesario recordar que existen enfermedades que se trasmiten por la vía oral. No todas las enfermedades de trasmisión sexual se contagia por la penetración. Por esto, se recomienda usar preservativos cuando la  mujer le hace sexo oral al hombre.”

 “Se ha hablado de que el mejor método anticonceptivo es el que incluye dos métodos -afirma el sexólogo Silva. Utilizar el condón, un preservativo con un espermicida, no es suficiente ya que no eleva tanto el nivel de confiabilidad en cuanto a la prevención de embarazos.

Candida
Lo común es que casi todas las mujeres padezcan de una infección vaginal, al menos una vez en la vida. Lo bueno es que estás, aunque son muy molestas, no son enfermedades graves y se pueden curar fácilmente si se tratan a tiempo. El hongo levadiriforme llamado Candida Albicans está presente siempre en el organismo en pequeñas cantidades y no sólo en la vagina sino también en el tubo digestivo. Cuando se altera el equilibrio de la flora  vaginal y la levadura crece en forma excesiva causa una infección; el origen de este desbalance puede tener varios síntomas: un fluido espeso, con un fuerte olor acido, además de la picazón, enrojecimiento e hinchazón de la vulva. El consumo de antibióticos es una de las cusas más frecuentes de la Cándida.

 Cuando una mujer toma un antibiótico para curarse, por ejemplo, de una virus gripal también está matando las bacterias “buenas” que está en su flora vaginal desbalanceado ese ambiente y permitiendo que los hongos crezcan. El desbalance también puede originarse por usar ropa interior sintética que no permite la ventilación; por usar ropa interior húmeda o por permanecer mucho tiempo en vestido de baño mojado. A ciertas mujeres, no a todas, los protectores diarios le generan irritación.

Aftas vaginales
Las aftas vaginales las originan los hongos minilia y cándida. La monilia vive dentro de la vagina y la infección llega cuando se tolera que profileren más allá de lo normal. Esto sucede cuando en las duchas vaginales o en los baños se utilizan antisépticos que supriman la flora normal de la zona que se ocupa de mantener bajo control a la misma. Son muy comunes las mujeres que toman progesterona sintética, como las pastillas anticonceptivas.

Cuando el sexo irrita…
Es por los tricomonas. Esta infección se reconoce porque la secreción es amarillenta o verdosa y de mal olor, porque produce picazón o ardor. La tricomoniasis es una enfermedad que ataca al hombre como a la mujer. Los organismo vive en la vagina, cuello del útero, uretra y vejiga de las mujeres, y en la uretra y próstata del los hombres. Es la más común en las mujeres sexualmente activas y el 90% de sus parejas también se infectan. Los síntomas de los hombres no van mas allá de una ocasional secreción uretral y una sensación de ardor al orinal. Si la infección afecta la vagina, con frecuencia aparecerán síntomas como la cistitis con dolor al orinal al final del a expulsión de la orina. Tanto los miembros de la pareja como todos sus miembros de la pareja y los otros compañeros sexuales deberán seguir un tratamiento.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.