COMENTARIOS

Son la envidia de muchas mujeres y el deseo de la mayoría de los hombres. Las piernas hacen parte indiscutible del sex–appeal femenino y hay qué Cuidarlas. ¿cómo hacerlo?

Para los antiguos, las piernas simbolizaban la fuerza del crecimiento del niño cuando estaba en el vientre de la madre. Simbolizaban la fuerza para avanzar del adulto y para llegar a coronar la vida del viejo.

En la cultura occidental las piernas femeninas han sido mitificadas por años, o por lo menos desde que las mujeres las pueden exhibir con libertad. Esculturales extremidades han inmortalizado a más de una diva del cine, han sido parte importante de la industria publicitaria y mercantilista y han inspirado a poetas y pintores. 

Lindas piernas han seducido a más de un hombre, provocado

accidentes, acaparado la atención, desconcentrado las más serias disertaciones y despertado la envidia de aquellas mujeres que no tienen cómo lucir este atributo. Estén o no en furor prendas como la mini falda, lucir las piernas nunca pasará de moda.

Es importante cuidarlas desde niñas y tener encuenta que esto no sólo se trata de intereses meramente estéticos, la salud camina al mismo paso que la belleza y quien no se interese por mantenerlas bien, seguramente más adelante va a tener serios problemas pierna arriba.

Manos a las piernas

Su cuidado debe empezar, incluso, desde muy pequeños. La idea es masajearle suavemente las piernas al bebé para que siempre tengan una buena circulación. Y, a medida que crecen, ir inculcándoles el hábito de cuidarse el cuerpo en general. “Esto significa invertir desde el principio en algo que —si no se hace— puede salir muy costoso más adelante.

En las niñas se debe enfatizar en el cuidado de las piernas, para que no se llenen de celulitis, estrías e incluso várices”, afirma el médico osteópata, José Miguel Rivière. Sin embargo, lo más común es que a temprana edad se adopten malos hábitos y posiciones que van en detrimento de la belleza y salud de las extremidades, como:

- Cruzar las piernas, por ejemplo, tan común sobre todo en las mujeres, dificulta la circulación y puede causar problemas en venas y arterias.

- Dejar las rodillas al aire, sin soporte debajo, cuando se está acostado o cuando se alzan las piernas para apoyar los pies en un escritorio o cualquier superficie, es otro error frecuente.

- Permanecer de pie por periodos prolongados, no sólo es perjudicial para laspiernas, sino también para la columna, desde las vértebras lumbares hasta las cervicales.

- Comprar productos para la piel del cuerpo sin mirar antes sus componentes, completa el diagnóstico.  Según el doctor Rivière, “hay que fijarsebien que el producto no contenga yodo ni aceites minerales, como lanolina, por ejemplo. El primero, no sólo puede dañar la función de la tiroides sino que, contrario a lo que se espera, reseca excesivamente la piel.

Así mismo, los aceites minerales avitaminizan la piel (reducción de vitaminas) y tapan los poros, lo que también reseca excesivamente. No en vano muchas mujeres, a pesar de aplicarse crema en las piernas todos los días, observan que el día que no se echan, las piernas pierden todo la hidratación que aparentaban tener”.

Por último, la vida sedentaria y la falta de ejercicio también incentivan problemas físicos en las piernas.

Pierna arriba

Pero, a pesar de que lleve años sin cuidarse las piernas, la guerra no se ha perdido. Puede remediar en algo la fatiga poniendo a prueba los siguientes consejos:

- La pesadez y la hinchazón disminuyen si duerme con las piernas elevadas. Para ello pon cobijas debajo del colchón o cualquier otro sistema que permita elevar la cama, incluso uno o dos ladrillos que levanten la parte posterior. Hay colchones ortopédicos que cumplen esta función.

- Recuerda que las rodillas no deben quedar sin apoyo, por eso lo mejor es elevar la cama. Si prefiere poner un cojín o almohada para levantar las piernas, éste también debe incluir las rodillas para que queden apoyadas.

Antes de dormir apoya las piernas contra la pared, durante tres minutos. Aumenta dos minutos diariamente. Cuando termines de realizar esta posición separa las piernas de la pared delicadamente e incorpórese lentamente, así se evita que el flujo sanguíneo llegue muy rápido a la cabeza y produzca trastorno.

Sumerje frecuentemente sus pies en agua caliente con sal marina. El agua debe llegar un poco más arriba de los tobillos.

Cada vez que puedas procura elevar los pies.

- Para las personas que deben permanecer de pie por espacios prolongados, es aconsejable la posición de reposo lumbar.Se logra apoyando una pierna sobre un banquito, parece tonto, pero mejora la postura y evita el dolor de las piernas y la columna.

Con paso firme

Cuando una mujer decide cuidar sus piernas también está optando por mantenerse saludable. Todo esto gracias a que las piernas son órganos que receptan puntos claves de todo el cuerpo. Para citar un ejemplo, las dos terceras partes de la población sufre de problemas circulatorios y es precisamente en las piernas donde se hace evidente.

Los síntomas son: sensación de pesadez, hinchazón después de caminar largos trayectos o mantenerse mucho tiempo de pie, dolor en las venas y aparición de las várices. Además, según la medicina china, por las piernas pasan importantes meridianos de acupuntura, entre ellos, el de los riñones, vejiga, estómago, bazo, páncreas y todo lo relacionado con digestión y eliminación.

Por eso, cuando una mujer se aplica crema en las piernas todas las mañanas, sinquerer, estimula estos meridianos creando una sensación de bienestar. Claro que es mejor si estos masajes diarios se realizan con pleno conocimiento de lo que se está haciendo. Para ello existen varios automasajes sencillos y relajantes que aseguran belleza y salud para las piernas. Algunos de ellos son:

Coloca los dos pulgares de las manos horizontalmente, en la parte alta de la pierna izquierda. Baja las manos, apoyando con los pulgares, hasta el pie sin hacer fuerza. Inmediatamente regresa, de abajo hacia arriba haciendo un poco de presión. Realiza este masaje 16 veces en cada pierna. Con este movimiento estimula las funciones del estómago, bazo, páncreas,vesícula biliar y del hígado. Además relaja y disminuye el cansancio.

- Has círculos con las manos, sobre las rodillas, unas 40 veces en cada sentido. Hay que recordar que las rodillas son una articulación maestra que refleja las articulaciones del cuerpo. Este masaje ayuda a que la energía circule mejor.

- Un punto extraordinario de automasaje es el situado en el centro del pie. Para ubicarlo debes contraer el pie, llevando los dedos hacia adelante. En la almohadilla del pie, en el centro, se forma un agujero, este es el punto. Una vez ubicado, has movimientos giratorios con el dedo del corazón o el índice, lo ideal son 80 círculos en sentido de las agujas del reloj y 80 en sentido contrario.

Coloca las manos en forma de bendición papal y masajea los glúteos hasta el nivel de las caderas, de manera circular. Esto lo debe hacer de 80 a 100 veces. Se recomienda este automasaje, dos veces al día si hay problemas de celulitis.

Aceites

Los automasajes se pueden adoptar como parte de la rutina diaria, y se pueden hacer con cualquiera de los productos y de las cremas existentes en el mercado cosmético. Pero, también se puede echar mano de los aceites esenciales, que hidratan, tonifican y relajan. Los más útiles para las piernas son:

- Albahaca: calma, descongestiona, es antiinflamatorio e ideal para las piernas pesadas.

Ciprés: ayudaa reducir las várices. Es descogestionante y alivia la fatiga muscular.

Manzanilla: mejora la elasticidad de la piel y es un relajante muscular para el caso de las piernas pesadas.

- Olivo: tiene la capacidad de relajar y reducir el cansancio físico.

Palo santo: excelente para combatir los dolores en las articulaciones y aliviar la fatiga. Al mismo tiempo, mejora la circulación.

- Romero: mejora los problemas circulatorios, de venas y arterias. También es tonificante muscular y mejora los tejidos.

- Salvia: combate la celulitis, las estrías y la grasa.

Sésamo o ajonjolí: crea una barrera de protección en la piel que impide la entrada al cuerpo de muchas enfermedades.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.