COMENTARIOS

Árboles miniatura

Árboles miniatura Árboles miniatura

Como objeto decorativo, elemento para armonizar los espacios o hobby. Siempre hay una buena razón para tener un bonsái. Aprende a cuidarlo.

Es común que las personas decidan comprar un bonsái para regalar a sus compañeros de oficina o para decorar un ambiente de su hogar bajo la premisa que cuidar estas plantas no demanda mayor esfuerzo.

Pues contrario a lo que se cree, tener uno de estos pequeños árboles exige una serie de cuidados especiales para garantizar su vida, crecimiento y florecimiento. Esto ocurre porque estas plantas son muy susceptibles a factores externos como la luz, el aire, el agua, la radiación, etc.

Para que sepas cómo cuidarlos y conservarlos, te presentamos las recomendaciones que los expertos hacen al respecto. Toma nota:

1. La tierra del bonsái nunca debe estar seca. Para el riego debes tener en cuenta varios factores como por ejemplo el material de la maceta pues si ésta es de cerámica la retención de agua será mínima y si es de plástico la evaporación será mucho menor. En el mismo sentido debes tener en cuenta el clima pues en verano la planta estará menos hidratada.

El riego debe ser a fondo de tal forma que el agua penetre completamente la tierra. Si la matera tiene pequeños orificios entonces debes asegurarte de que el agua salga por ellos. No obstante, la recomendación es observar cómo se comporta el bonsái frente al riego para así determinar sus necesidades pues existen muchas variedades con características muy específicas de cuidado.

2. Los bonsáis deben recibir luz. Lo ideal es ubicarlos en el exterior o en un lugar que les permita recibir luz y ventilación natural. En caso de calor y sol muy penetrantes, se puede poner al interior de la casa en un espacio fresco. La falta de ventilación y luz puede hacer que las ramas de la planta se debiliten y pierdan rigidez.

3. Cuando sus raíces crecen deben ser trasplantados. Para evitar los problemas con el drenaje e hidratación del árbol, es necesario reemplazar la maceta cuando resulte pequeña para las raíces de la planta. Es importante aprovechar cada trasplante para podar las raíces y para reemplazar el sustrato (que generalmente es una combinación de arena, turba, tierra vegetal, tierra de jardín, tierra de brezo y tierra de castaño). Una vez hecho este procedimiento es necesario observar la reacción del bonsái para determinar el método de riego.

4. Es necesario preguntar qué tipo de bonsái se está comprando. Es muy común que a la mayoría de las personas se les muera un bonsái poco tiempo después de comprarlo. Esto ocurre porque se cree que con sólo limpiarle el polvo o regarlo se mantendrá, pero no se tienen en cuenta las características del árbol ni las de cultivo. Por lo tanto, es indispensable al momento de adquirir el bonsái preguntar cuáles son los cuidados que se deben tener, cómo podarlo y cuánto puede costar su mantenimiento.

5. Cuestión de compromiso. Tener un bonsái es como tener una mascota, así que antes de adquirirlo te recomendamos analizar si cuentas con la disposición de tiempo, dinero y voluntad para mantenerlo, de lo contrario lo mejor es optar por las flores o los cactus.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.