COMENTARIOS

Sácale provecho a las experiencias negativas del pasado

Fucsia.co

Sácale provecho a las experiencias negativas del pasado ©Ingimage

¿Es posible tomar los recuerdos dolorosos para construir un presente positivo? ¡Sí lo es! Una experta sugiere cinco pasos para que el pasado no se te convierta en un obstáculo en tu vida.

“A veces los recuerdos dolorosos pueden servir como catalizadores para una evolución positiva”, asegura la psicóloga y antropóloga social, Robin Lohmann, en su libro Los siete regalos de la memoria. La experta recomienda seguir una serie de pasos para poder ver los recuerdos negativos desde la perspectiva correcta:

1.La mirada retrospectiva
“El objetivo de trabajar con recuerdos es hacer un balance de los recuerdos buenos y malos e integrar ambas cosas en nuestro tesoro de experiencias, del cual los sacamos”, afirma el psiquiatra Robert Butler. En ese orden de ideas, señala Lohmann, se debe realizar una “reactivación” de aquellos conflictos que están sueltos y reincorporarlos a la vida.

Asimismo, es necesario tener en cuenta que entre mayor impacto hayan causado estas situaciones, más difícil será el proceso de reincorporación.

2. Dar sentido
Una manera para hacer que un recuerdo doloroso tenga un impacto menor consiste en situarlo en el contexto de la vida, dice la experta. Esto, según ella, se debe a que el poder que le atribuimos a un recuerdo tiene su origen en el presente.

Entonces, lo que hace la mirada retrospectiva - situándonos en el presente- es hacer que un recuerdo, que antes parecía doloroso, adquiera otro sentido. En otras palabras, es hacernos la idea de que esa situación determinada debió haber ocurrido de esa forma, ¿para qué?, para que nosotros le halláramos sentido en algún plano de nuestras vidas.

No significa propiamente que un recuerdo doloroso se convierta en uno feliz, de repente, sino que este es el cerrojo de la puerta para mejores experiencias personales. Es decir, preguntarse para qué sucedió y encontrarle una razón y una respuesta que nos beneficie hoy.

Lohmann pone un ejemplo:
Recuerdo: La ruptura de una relación amorosa.
Esta situación no solo dio como resultado dolor, sino que la persona que fue abandonada logró después de algún tiempo, pensar en sí misma y reencontrarse.

3.Analizar a fondo
Para seguir este paso, debemos preguntarnos qué papel desempeña o debe desempeñar en nuestra vida aquella situación. “Un recuerdo tendrá sobre nuestra vida sólo el poder que le demos”, señala Lohmann.

Asi, al observar a nuestra vida como un todo, dicho suceso dejará de ocupar la totalidad de nuestros pensamientos y emociones. Es decir, no concentrarse en una situación que ya pasó, cuando nuestra vida presente está llena de muchos momentos, circunstancias y personas.

4.Reinterpretar
Una experiencia dolorosa es en realidad una valiosa enseñanza para la vida y puede traer más cosas positivas que el dolor inicial, dice la experta. Es necesario, entonces, focalizarnos en que no somos responsables de un acontecimiento del pasado y que esto, en el presente, está fuera de nuestro control.

Además, otra forma de llevar a cabo esta reinterpretación es evaluar cómo nos ha enseñado a crecer, en todos los ámbitos de la vida.

5.Crecimiento personal y curación
“Las experiencias dolorosas pueden cambiar la manera como nos vemos a nosotros mismos y ser un poderoso motor del crecimiento interior”, dice Lohmann. Esto quiere decir que superar un desafío con éxito, en el pasado, puede fortalecer la autoestima y mejorar nuestra capacidad para superar problemas en el presente.

De hecho, agrega, algunos piensan que no es posible crecer interiormente con ausencia de dolor.
En este punto, la experta pone un ejemplo de una familia de judíos víctima de un campo de concentración alemán. La forma en la que ellos se enfrentaron con este recuerdo fue regresar al lugar de los hechos, no solo para quitar la connotación negativa que estos trajeron a sus vidas en aquel momento, sino también con el fin de no olvidarlo. Este, sin duda, cuenta la psicóloga, es el punto de partida para la sanación.

Posterior a esto, Lohmann recomienda agradecer por lo vivido, por más dolor que nos hubiese causado, así como perdonarnos a nosotros mismos y a los demás. La clave está en soltar los sentimientos que nos destruyen.

Ejercicio para manejar un recuerdo doloroso

Lohmann, asimismo, sugiere realizar este ejercicio, adicional a los pasos anteriormente enumerados:

1. Pregúntate, ¿hasta qué punto quisieras dejar que ese recuerdo entre y controle tu vida actual?

2. Sitúalo en el contexto de toda tu vida. Es decir, al contemplar tu existencia como un todo, ¿cuán importante es este recuerdo?

3. Intenta compensar el recuerdo negativo con otros positivos.

4. Contempla el recuerdo como parte de tu evolución personal, a través de preguntas como: ¿Qué aprendiste gracias a esta situación? y ¿Qué ha cambiado en ti desde lo sucedido?

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.