COMENTARIOS

La mujer que relata milagros

Fucsia.co

La mujer que relata milagros Olga Morales, autora de 'No solo de pan vive el hombre'

Ha tenido varias manifestaciones en su vida, como la salud hoy de su hijo, con altas probabilidades de nacer con Síndrome de Down. Su testimonio, nacido de una profunda crisis, está en ‘No solo de pan vive el hombre’, el primer libro de Olga Morales.

Quizás el suceso más impactante en la vida de Olga es la salud de su hijo Mateo. Pasados los 40 años, esta periodista bogotana quedó en embarazo de mellizos. En una de las ecografías, la ginecoobstetra sentenció: “Tu hijo tiene 27 entre 1500 posibilidades de nacer con Síndrome de Down”.

Un nuevo especialista confirmó el diagnóstico días después. La noticia se sumó a una sucesión de dificultades por las que Olga estaba atravesando, incluido su desempleo, así que no pudo más que quebrantarse y llorar. Pero, sobre todo, orar. Orar pidiendo una respuesta.

Abrió la Biblia y encontró inmediatamente un pasaje en el que Dios prometía darle vida a los huesos secos. Coincidió con el encuentro de una pareja de amigos que, ante su llanto, le anunció esa misma frase, lo que llamó la atención de Olga. ¿El resultado? El día que le practicarían la amniocentesis, el examen para determinar la salud de Mateo con mayor certeza, los médicos desistieron de realizarlo, pues una tercera prueba determinó que el niño tenía 1350 entre 1500 posibilidades de tener la enfermedad; es decir, casi nula. Cómo, ¿si dos pruebas anteriores arrojaron un resultado diferente? Este caso es un ejemplo de investigación en la Clínica Colombia de Bogotá.

Esta y otras manifestaciones que Olga empezó a percibir en su vida la motivaron a levantarse todos los días cuando el sol aún no aparecía, para revelar en el libro ‘No solo de pan vive el hombre’, su experiencia religiosa. En este documento se abre al mundo para contar cómo fue la directora de una revista en una de las casas editoriales más importantes del país, su esposo tenía un cargo público de gran relevancia; posiciones que les permitieron adquirir una vida económica boyante, con carros, una casa, viajes y la mejor educación para sus dos hijos.




Tenían todo y, a la vez, nada, confiesa en su libro. Eso que todos perseguimos a diario: tranquilidad económica, prosperidad…y, de repente, ¡nada! Olga y su esposo se quedaron sin trabajo y así comenzó una crisis de tres años que los sumergió en deudas, carencias, preocupaciones. A eso se sumó la llegada de cuatro personas más a su hogar, cuya historia narra con detalles en el libro.

Es ahí cuando Olga empieza a darse cuenta de que la verdadera tranquilidad no tiene asidero en la comodidad de un carro o en las acciones de un club. Entonces empieza un recorrido en el que se encuentra con personajes que le traen un mensaje a su vida y que le revelan la esencia verdadera de la felicidad.

Estos son algunos de los consejos que nos deja su libro:

* Es en la adversidad donde se puede sanar el cuerpo y el alma de adentro hacia afuera. En la comodidad puede surgir la soberbia, que lleva a muchos a perderlo todo.   

*Todos somos bendecidos con la riqueza y la pobreza. Está en nuestras manos, en el libre albedrío, elegir el camino.

*Al que más se le da, más se le pide.

*La soberbia consiste en pensar que todo lo puedo, que todo lo obtenido es fruto exclusivo de mi trabajo. Pero, ¿dónde queda el crédito para Dios?

* Estamos rodeados de prácticas y teorías que nos venden la tranquilidad, la sanación; la mayoría hace parte de esa necesidad del ser humano de buscar felicidad. Pero la búsqueda se hace en el camino equivocado.

*La soberbia es la puerta de la oscuridad.

¿Dónde encontrarlo?

‘No solo de pan vive el hombre’, está en las principales librerías del país. Intermedio Editores, 226 páginas. 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.