COMENTARIOS

Cómo usar el engaño a tu favor: 5 trucos estratégicos

RevistaFucsia.com

Cómo usar el engaño a tu favor: 5 trucos estratégicos Foto: Thinkstock

En los diferentes ámbitos de nuestra vida, estamos rodeadas de gente buena, que nos ama y admira. Pero también existe aquella gente venenosa que busca vernos derrotada y a la que le generamos una envidia destructiva. Para acabar con ellos no necesitamos recurrir a trucos malévolos ni despiadadas estrategias: solo necesitas mostrarte débil. Sí, como lo oyes: es hora de ser débil y engañar para triunfar.

Siempre nos han dicho que debemos destacar nuestras  fortalezas y virtudes cuando alguna situación se pone en nuestra contra. Es verdad: la tenacidad y optimismo mueven montañas, más si ésta nos impulsa y nos hace ser invencibles. Pero hay otra forma de afrontar toda la energía y personas negativas que buscan hacernos algún daño. Debes aprender a saber qué mostrar para despistar a tu enemigo y vencerlo a través del engaño. ¿El mecanismo correcto? Mostrarte débil cuando más fuerte eres. Para este fin tienes que entender cuan inteligente, agresiva y persuasiva eres e identificar quién te rodea en ámbitos competitivos como la universidad, el trabajo, tu pareja y vecinos. Si sabes lo que tienes entre manos, sabrás hasta dónde puedes “engañar”. Algunos consejos de Chin-Ning Chu y su libro “El arte de la guerra para las mujeres”.

1.    Sé menos amenazante: Incluso dentro de una relación sentimental puede hacer aparición el pecado capital conflictivo por excelencia: la envidia. En el trabajo, con tu grupo de trabajo, en tu mismo hogar con tus hermanas y hermanos. Muéstrate menos amenazadora de lo que realmente eres y que no salga lo peor de ti: la agresividad poco inteligente, aquella que te hace sentir arrepentida a los 10 minutos y preguntarte: “¿Por qué lo hice?”.No demuestres qué tanto “le haces sombra” a tu competidor. Aprende a quién y cuándo debes mostrar tus fortalezas, no saques tus ases bajo la manga antes de tiempo. Si tienes claro qué tan buena, qué tan preparada estás y todas tus brillantes ideas están a  flor de piel, guárdalas para el momento indicado, no des pistas de lo que maquinas o qué tan clara tienes tu meta. Se trata de ser una “solapada” astuta y con objetivos claros.

2.    No alardees: Deja que los demás descubran quién eres, no te esfuerces por hacerte notar o para que te admiren cada vez que abras la boca, pues “leerte” será cada vez más fácil y siempre irán un paso delante de ti. Deja que el halo de misterio permita que no sepan cómo ni cuándo vas a actuar y así les lleves la delantera. ¿El método? Trabaja duro en tu tarea y así lo notarán, sin necesidad de auto halagos. Opina solo cuando el momento lo requiera. Aunque seas muy inteligente tus cualidades resaltarán por sí solas sin necesidad de que te esfuerces por hacerlo.

3.    Ideas revolucionarias, a llevarlas con cuidado: Ten precaución con las ideas radicales que rondan por tu mente. El tipo de personas que les gusta innovar, ir más allá, transformarse y generar cambios, son consideradas como un gran riesgo, ya sea en una compañía o hasta con la misma pareja: a ningún novio le gusta que su amiga o novia vaya por encima de él, y lo mismo sucede en una empresa que tiene objetivos claros y que teme fallar si hace algún movimiento impredecible. Piensa bien antes de presentar tu idea creadora o tendrán los ojos encima de ti siguiendo cada uno de tus movimientos. Muéstrate como una persona tranquila, conforme con lo que sucede a tu alrededor, pero siempre siendo proactiva en lo que haces, tanto sentimentalmente como profesionalmente.  Encuentra el momento  indicado para actuar: cuando menos se lo esperen y cuando tu rival se vea más débil.

4.    ¿Tranquila o estúpida?: No finjas ser tonta, o como popularmente se dice, una  “bajada del zarzo”. La ignorancia no es una forma de engaño, es una forma de estupidez que no necesitas de tu lado. Siempre sé más inteligente de lo que aparentas ser, pero sin necesidad de parecer una completa tonta o crearás la idea equivocada y el plan se irá a pique. Hay cualidades ocultas, pero siempre debes mostrar la punta del iceberg de las mismas, así la gente intentará ver qué hay detrás de la fachada. Si aparentas no ser inteligente, pensarán que no lo eres y una vez tengan esta opinión de ti, será muy difícil que la cambien.

5. Mantén la boca cerrada: No siempre el que más habla es el que mejor sabe lo que hace; el que escucha, el que analiza su alrededor y estudia a su oponente, sí que tiene claro cómo actuar para su beneficio. Si hablas solo lo estricto o lo necesario, no sabrán cuán inexperta o experta eres y podrás atacar con éxito cuando se te venga en gana.

Las naturalezas del engaño

Una es ofensiva y la otra defensiva. Los cinco pasos que se explicaron anteriormente tratan sobre cómo puedes usar el engaño a tu favor manifestándote débil sin que lo seas realmente, pero también necesitas saber cómo puedes engañar sutilmente con tu fuerza real, cómo tratar a quienes tratan de engañarte y tener cuidado con los lobos en piel de oveja. Aprende a leer a la gente, a no dar más de la cuenta y ni  toda tu confianza al primero que se cruce por tu camino y te trate con educación: esa es la primera vía por la que la debilidad hace de las suyas y terminas sufriendo.



También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.