COMENTARIOS

Consejos para mantener una relación en armonía

Consejos para mantener una relación en armonía Pantherstock

Partiendo de la idea de que una relación en nuestros tiempos debe estar basada en la individualidad, el respeto, la alegría de compartir con alguien y totalmente alejada de la dependencia, aquí te damos algunas pautas para conservar el objetivo de mantener en armonía una relación sin perder la esencia ni la individualidad de sus integrantes.

Todos estamos seguros de que para mantener una relación es indispensable sentir amor hacia la otra persona, pero ¿cuál es la definición más acertada del amor? Amar es la capacidad de aceptar al otro renunciando a cambiarlo.

Partiendo de este hecho, es claro que la aceptación de nuestra pareja con sus virtudes y limitaciones es clave para sobrellevar las situaciones que puedan generar conflicto en la relación. Si no estás de acuerdo con lo que hace parte de la esencia de tu pareja, claramente te has equivocado al escoger a esa persona.

Debes tener claridad acerca del hecho de que cada quien escoge la forma de actuar y sentirse afectado ante las situaciones que se le pueden presentar en todos los campos de la vida. Así las cosas, es necesario reconocer que todos nuestros pensamientos, sentimientos, acciones y nuestro propio bienestar nacen en nuestro interior y son producto de nosotros mismos, nunca de los demás.

Cada persona tiene su propia verdad
y eso no lo podemos cambiar, la forma de ver las cosas es diferente para todas las personas. Por esta razón, debemos reconocer y aceptar la verdad del otro así como el otro debe hacerlo de igual manera con nosotros. Pero cuando se genera conflicto con lo que pensamos y sentimos, ¿cuál es la solución?

La idea es buscar un punto medio entre la verdad de los dos, si yo digo blanco y tú dices negro, es obligatorio buscar el gris para mantener la armonía de la relación.

Recuerda que imponer tus ideas y pensamientos solo conllevará a deteriorarla, pues es indispensable la participación de los dos en cada situación, con su visión individual acerca de lo que sucede.

Si tu relación tiende a ser conflictiva, pero aun así tu estas convencida de que él es el hombre de tu vida, puedes empezar a hacer el siguiente ejercicio:

Lo primero es pensar si de verdad quieres estar con esa persona y preguntárselo a él o ella. En caso de ser afirmativo para los dos, deben elaborar un listado de aquellos aspectos que generan conflicto entre ustedes. Una vez lo tengan, deben hacer acuerdos sobre cada punto y ponerlos en práctica.

Recuerda que un acuerdo consiste en buscar el gris entre su negro y tu blanco, es decir, los dos opinan y expresan sus pensamientos y sentimientos hasta encontrar un punto en el que los dos puedan sentirse cómodos para empezar a ejecutarlo.

Los acuerdos más importantes deben hacerse sobre los siguientes aspectos, que según estudios, han demostrado ser los más relevantes e influyentes en las relaciones: familia, sexo, trabajo, tiempo libre, dinero, religión, alimentación, forma en la que se expresan los sentimientos, hijos y viajes.

Una vez definan entre los dos los acuerdos para cada situación, valorando los aspectos que acabamos de mencionar, deberán ponerlos por escrito para que puedan hacerle seguimiento una vez transcurridos algunos días de haberlos puesto en práctica.

Lo único certero es lo que está escrito, así podemos trabajar sobre la base, sin más ni menos y sin la posibilidad de que se hayan generado malos entendidos en la construcción de los mismos. Recuerda que lo que pude ser lógico y obvio para ti, puede no serlo para tu pareja, por lo cual es muy importante llegar a esos acuerdos en conjunto y plasmarlos en un papel que después puedan leer para confirmar que efectivamente quedaron bien diseñados.

Si pasados unos días (tal vez 8 o 15) al revisar la lista detectan que hay cosas que no están funcionando, deben modificar los acuerdos que no hayan logrado generar armonía entre ustedes y nuevamente escribirlos para ponerlos en práctica y hacerles seguimiento.

Esta puede parecer una tarea aburridora, pero una vez logren ponerse en sintonía con lo que los dos han acordado en búsqueda de su bienestar individual y el de la relación, verás que las situaciones serán más fáciles de sobrellevar y los obstáculos más fáciles de vencer.

Conocernos a nosotros mismos no es nada fácil, así que menos lo será conocer al otro; pero este tipo de ejercicios ayudan a mantener la estabilidad, armonía y la individualidad que se busca dentro de las relaciones.

Recuerda que ya no estamos en la era del romanticismo, en la que los hombres y las mujeres buscaban amoldarse al proyecto de vida del más fuerte en la relación, dejando de lado sus sueños, individualidad e independencia. Ahora es un trabajo conjunto en búsqueda del bienestar del ser individual y la alegría que ese encuentro y reconocimiento de nosotros mismos le aporta a la relación para mantenerla viva y en armonía.

Nuevamente insistimos en que tu esencia es lo único que nunca puedes perder y que nadie puede cambiar, por eso es muy importante que no sobrepases los límites que te pueden hacer perderte a ti misma en una pesadilla de la cual tal vez te sea muy difícil despertar.                                                             

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.