COMENTARIOS

El fin de la violencia empieza por eliminar estereotipos

EFE

El fin de la violencia empieza por eliminar estereotipos Ingimages

Las víctimas de los ataques de género se encuentra con autoridades insensibles, problemas de justicia efectiva y creencias sociales que las culpan a ellas por los ataques sufridos. ¿Qué falta para lograr la equidad?

"Resulta escandaloso que aún hoy día, para muchas mujeres y niñas, la violencia se encuentre al acecho alrededor de las esquinas, en los lugares de trabajo o en sus propias casas. Y frecuentemente, la justicia está ausente", alertó la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay en un comunicado.

Según Pillay, en muchos lugares "las mujeres son humilladas o intimidadas por denunciar a la policía la violencia, particularmente la sexual" y cuando lo hacen "se enfrentan a crueles e insensibles reacciones oficiales, que de manera efectiva impiden todo acceso a la justicia".

Por ello, desde la ONU piden a los Estados que, con base en el derecho internacional, aseguren que sus sistemas de justicia penal "estén libres de sesgos de género" en todas las fases de un proceso, la investigación, la persecución, los interrogatorios, la protección de las víctimas y testigos, y el pronunciamiento de sentencias.

"La insinuación de que las mujeres tienen una propensión a mentir y que su testimonio debe ser tomado con cautela debe ser eliminada, así como la idea de que las mujeres incitan a la comisión de la violencia sexual por estar fuera en la noche o por vestir de una manera en particular", advirtió la Alta Comisionada.

Pillay instó a aprovechar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer para acabar con "los dañinos estereotipos de género que ayudan a perpetuar un clima en el que la violencia en contra de las mujeres es considerada aceptable o merecida".

"La violencia contra las mujeres es simple y absolutamente inaceptable, sin importar cómo estén vestidas", agregó.

Pero no todo es negativo. Latinoamérica realizó notables avances en la lucha contra la violencia de género, sin embargo, sin la conciencia de los ciudadanos, no será posible erradicar el problema, dijo Freddy Justiniano, director del Centro Regional del PNUD para América Latina y el Caribe.

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, junto con ONU Mujeres y el Instituto Nacional de la Mujer de Panamá (INAMU), presentaron en Ciudad de Panamá un informe sobre lo que los Estados pueden hacer "para erradicar la violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe".
Estos son algunas de las pautas para disminuir la discriminación de género:

1. Creación de un compromiso por parte de los ciudadanos: comenzando desde el núcleo familiar, donde los niños aprenden los valores que reproducen durante su desarrollo, además de potenciar el trabajo en las escuelas, donde por el momento es muy escaso.

"La conciencia del ciudadano con uno de los elementos centrales que es el respeto a la vida y a la libertad, que parte desde la familia con los hijos, con la esposa, con la compañera para que pueda ejercer todos sus derechos", opinó Justiniano.

2. Los gobiernos deben crear un sistema de apoyo: a pesar de los pocos recursos de que disponen muchos gobiernos, deben esforzarse por crear un sistema de apoyo a las mujeres que deseen denunciar estas situaciones de maltrato y violencia, mediante la creación de leyes e instituciones de acción directa.

Justiniano insistió en que la región es "la más violenta del mundo" y que, mientras que en otras partes los índices de abuso han disminuido, en América Latina "se han generado nuevos focos de violencia que están afectando a las familias y especialmente a las mujeres".

El informe arrojó algunos datos como que en Centroamérica dos de cada tres mujeres maltratadas son asesinadas, mientras que entre el 10 % y el 27 % de las mujeres en 12 países de Latinoamérica y el Caribe reportaron haber padecido violencia sexual y en el 20 % al 40 % de los casos fue causada por familiares de la víctima.

3. Transformar el tema de género en política de Estado:
es parte de la propuesta de PNUD y ONU Mujeres. Es decir, crear planes sostenibles que envíen a la sociedad un mensaje de cero tolerancia, algo que está en marcha en una treintena de países de la región que ya han aprobado leyes contra la violencia doméstica.

4. Crear o fortalecer sistemas de información sobre violencia contra las mujeres a nivel nacional:
así como enfoques más integrales en los planes y políticas para erradicar la violencia contra las mujeres, teniendo en cuenta factores que aumentan la desigualdad y la discriminación.

"Las soluciones no son mágicas", concluyó el director regional del PNUD, quien a pesar de ello animó a las instituciones a seguir la lucha contra la violencia de género.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.