COMENTARIOS

El éxito y el fracaso

El éxito y el fracaso Fichas de ajedrez, foto: Thinkstock

Quizás tengas una idea distorsionada de lo que significa el éxito y el fracaso. Descubre aquí las ventajas de ambos.

Por RevistaFucsia.com

Las ideas que tenemos sobre el éxito y el fracaso son sumamente importantes en la sociedad actual. Nos juzgamos a nosotros mismos y a los demás según nuestras ideas sobre lo que constituye el éxito o el fracaso. Cuando decidimos que alguien ha triunfado, lo aplaudimos y lo envidiamos. Y cuando condenamos a una persona viéndola como una fracasada, la evitamos y nos inspira lástima. Sin embargo, nuestras ideas sobre el éxito y el fracaso son sumamente limitadas y están ligadas a la pobreza y a la prosperidad.

Un hombre o una mujer que ganan grandes sumas de dinero, poseen muchos bienes y gozan de poder sobre los demás son considerados como personas que han triunfado, al margen de si se sienten felices y realizadas, de si son conscientes de sí mismas y bondadosas con los demás. Una persona que se siente satisfecha, que está en paz consigo misma, que es generosa y consciente del aspecto espiritual, puede ser vista sin embargo como un fracasado si es pobre o tiene pocos bienes.

¿Cómo hemos podido crear ideas tan distorsionadas? La respuesta es a causa del miedo. Esta emoción es la que nos hace creer que, por más cosas que tengamos, nunca es suficiente. La que nos motiva a perseguir el dinero y a creer que nos dará la felicidad y que si ganamos más nos sentiremos satisfechos. Esta clase de mitos han surgido durante los siglos recientes y ahora predominan en la mayoría de las sociedades del mundo. Sólo tenemos que ver a nuestro alrededor para ver que muchas personas acomodadas son infelices. Y, sin embargo, seguimos deseando ser tan ricos como ellas, creyendo que a nosotros esto no nos ocurrirá, que nos contentaremos con nuestra suerte.

Las ventajas del éxito y el fracaso
A pesar de los mitos perpetuados por la sociedad, que podemos cuestionarnos una vez comprendemos que no son más que mitos, los éxitos y los fracasos de nuestra vida tienen muchas cosas que enseñarnos.

El éxito y el fracaso pueden revelarte la serenidad cuando comprendes el lugar que ocupas en la vida. Esta experiencia sucede en los momentos tranquilos en los que alcanzas el éxito y te sientes realizada, o cuando un fracaso te enseña a aceptar la vida tal como es.

Son infinitas las oportunidades que tienes para triunfar y fracasar, y éstas se encuentran en el estado radiante y espacioso en el que entras cuando miras en tu interior y descubres que eres el creador y el destructor del impulso de tu propia vida.

El verdadero éxito
El éxito son los beneficios que recibirás cuando seas capaz de ser simplemente tú mismo, sin adornos ni artificios, en el campo de actividad, tanto remunerada como no remunerada, con entusiasmo, atención y placer, triunfarás en ella. El triunfo duradero procede de la experiencia de expresar todo aquello que eres y que puedes ser.

Si tu éxito no se basa en tus propias habilidades e integridad, si por fuera parece positivo pero tu yo interior siente que no es verdadero ni bueno, es que no es éxito sino una situación falsa creada por el miedo.

El secreto del éxito es aceptar incondicionalmente la vida y lo que te trae cada día. Si puedes aceptar cualquier cosa que te ocurra, tanto buena como mala, fácil o difícil, con la misma actitud serena y positiva, en ese caso triunfarás. Si tu corazón permanece abierto, sabrás que por más difíciles que sean las circunstancias, siguen ofreciéndote oportunidades para crecer, aprender y triunfar.

Las oportunidades suelen aparecer disfrazadas para poner a prueba tu determinación y capacidad de adaptación. El verdadero éxito radica en descubrir una labor en la vida que esté en consonancia con quien tú eres y estar dispuesta a superar los obstáculos y perseverar en ella sea cual sea el reto.

El valor del fracaso
Muchas personas se rinden antes de alcanzar lo que se habían propuesto. Pierden la fe y no creen poder conseguirlo. Por eso muchos de los que están convencidos de haber fracasado no saben lo cerca que estaban de triunfar cuando decidieron rendirse. Y fracasar en algo que has estado a punto de conseguir es una dura pérdida. Muchas personas se doblegan ante los ‘Si hubiera’ de la vida y luego se sienten culpables, arrepentidas, resentidas o amargadas.

Y, sin embargo, el fracaso no tiene por qué deprimirte, pues en realidad es una experiencia que consolida la vida, porque al intentar triunfar, cada vez que detectas algo inadecuado o falso buscas con más cuidado aquello que es adecuado y real. Cada callejón sin salida indica una nueva dirección, cada error te muestra qué es lo que debes evitar en el futuro. Aquello que llamamos ‘fracaso’ no es una caída, sino un no levantarse.

 

¿Cuál es tu opinión acerca del éxito y el fracaso? Comparte tu opinión en el muro (comentarios) tus respuestas no sólo te ayudarán a ti sino a otros.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.