energía

El poder de una ‘simple roca’

, 25/3/2010

La energía transmitida por las piedras es cada vez más estudiada como método de curación. Conoce las propiedades de las más bellas y populares.

el poder de las piedras preciosas
el poder de las piedras preciosas - Foto:

En la antigüedad, los metales preciosos y las piedras eran utilizadas como amuletos que ayudaban a proteger el cuerpo y el alma. Hoy, adornan la piel femenina en forma de costosas y hermosas joyas.

Sin embargo, este no es el único uso que se les da puesto que ahora es común escuchar acerca de la gemoterapia o fitoterapia, métodos alternativos de curación que buscan armonizar las energías y el organismo através de las propiedades y los minerales presentes en estos elementos.

Quienes saben y practican estas terapias recomiendan que cada persona debe elegir la piedra por la que se siente realmente atraído y la que, una vez tiene en sus manos, le provea una sensación de vitalidad, tranquilidad y equilibrio.
Las gemas preferidas

Son las más populares por lo que representan, pero también por su precio. Algunas valen, según la talla, menos que un corte de pelo y con lo que cuestan otras, podría pagarse un salón de belleza entero. Estas son las más económicas:

Ágatas: Su color depende de la tintura utilizada para resaltar las líneas que las atraviesan. La gemoterapia les atribuye que favorecen las funciones digestivas y ayudan a tratar los trastornos de la visión y la piel.

Cuarzos: Los hay transparentes, blancos, rosas, verdes y ahumados. Son usados para alejar las malas energías y atraer las vibraciones positivas. Alivian dolores causados por la cicatrización de las heridas y revitalizan el cuerpo.

Granates: Su color vinotinto las hace muy atractivas y por lo mismo, se considera que activan la circulación de la sangre y el metabolismo. Fortalecen la fuerza interior.
Jades: Las tonalidades verdes de esta piedra crean un efecto relajante muy útil para tratar el estrés. Según los expertos son muy utilizadas para mantener el equilibrio del sistema nervioso y de las glándulas suprarrenales.

Ópalos: Si bien su precio depende de la talla, es posible encontrar unas muy hermosas y asequibles. Estas maravillas de la naturaleza tratan la depresión porque activan las sensaciones de alegría y optimismo.

Topacios: Se consiguen en verde, blanco, ahumado o amarillo y en joyas de gran volumen. Los conocedores estiman que activan el flujo de la energía por el organismo y las funciones del metabolismo.

Las más costosas:
Diamantes: Son las piedras preciosas por excelencia porque se asocian con el amor estable y duradero. La gemoterapia les atribuye propiedades para purificar el cuerpo y el espíritu. En el organismo, favorecen la vitalidad del cerebro.

Esmeraldas: Quienes las estudian con detenimiento aseguran que restablecen la armonía y la unión de la pareja. También mejoran la visión, alivian las dolencias por reumatismo y refuerzan el sistema inmunológico.

Perlas: Estas piedras, que no siempre son completamente redondas, ayudan a la absorción del calcio y a calmar los dolores de estómago. Controlan los dolores de cabeza y actúan bien sobre los músculos.

Rubíes: Su color rojo intenso favorece la circulación sanguínea. Son muy utilizadas para tratar cólicos, migrañas y dolores de gota.

Zafiros: No te confundas porque estas gemas también pueden ser de color amarillo. Favorecen la concentración y el pensamiento.