COMENTARIOS

¿Eres adicta a la tecnología?

¿Eres adicta a la tecnología? Pantherstock

Si eres de las que entra en crisis y paga taxi con tal de recuperar el celular que se quedó en casa, está buscando Wiffi en cada lugar, o no puede dejar de ver un mail nuevo; es probable que estés ante una adicción… Entérate aquí si es tu caso y cómo controlarlo.

Actualmente han entrado al juego de las adicciones nuevas variables. No solo se trata del licor o de las drogas, tampoco de la pornografía ni de un amor imposible; ahora los objetos de deseo incontrolable son teléfonos inteligentes, tabletas y computadores por ser los medios para recibir mensajes de texto, trinos nuevos en Twitter y correos electrónicos.

Según Susan Weinschenk, PHD en psicología, autora del libro Brain Wise y bloguera de Psychology Today; seguramente hemos escuchado hablar sobre la dopamina y su asociación con el placer, pero hay una investigación reciente que demuestra que el neurotransmisor está directamente relacionado con el deseo de búsqueda.
 
El deseo de buscar y buscar mantiene motivadas a las personas para que se muevan constantemente hacia la consecución de su objetivo, no solo se trata de necesidades físicas como la comida o el sexo, sino también de conceptos abstractos como las ideas y la información.
 
La pesquisa reseñada por Weinschen en su blog, muestra que el cerebro aumenta su actividad cuando la persona está esperando una recompensa o el cumplimiento de un objetivo. El experimento se llevó a cabo con ratas, y evidenció que si se les destruyen las neuronas de dopamina, las ratas pueden caminar, masticar y tragar pero se mueren de hambre incluso cuando la comida está a su lado, pues han perdido la esperanza y el deseo de ir a buscar la comida; han perdido su deseo de búsqueda.
 
Esta condición física, es la que la experta asocia con la adicción a twitter, por ejemplo, pues al ser una red social en la que las personas publican mensajes de máximo 140 caracteres cada vez, genera expectativa por el siguiente. “La dopamina es estimulada por la imprevisibilidad. Cuando sucede algo que no es exactamente predecible como los correos electrónicos, tweets y mensajes de texto que aparecen, pero no se sabe cuándo lo harán, o sobre qué van a ser”, dijo.
 
Otra relación importante es la de las alertas. Estas llaman la atención sore el objetivo que se acerca, notifican que hay una recompensa por venir y por tanto activan la cadena de dopaminas, el deseo de buscar más para encontrar lo que se quiere. Esas señales pueden ser visuales, como íconos que aparecen notificando la entrada de un nuevo mensaje o actualización; y auditivas, como los sonidos o alarmas.

Esta es una posible explicación a un fenómeno que se presenta cada vez más entre las personas, el de la dependencia de la información nueva y de ultima hora que recibimos en los celulares, los correos electrónicos y las redes sociales, especialmente en Twitter.

¿Es tu caso?

No existe un autodiagnóstico como tal, pero si detectas ciertas señales de adicción, lo recomendable es que consultes al especialista. En RevistaFucsia.com te damos algunos tips para que evalúes tus propias conductas:

·         Te angustias cuando no tienes tu celular a la mano

·         Necesitas tener conexión a Internet todo el tiempo

·         Actualizas cada minuto la bandeja de entrada de tu correo electrónico

·         Si ves un correo nuevo sin leer no puedes esperar para verlo


·         Llevas tu celular a los lugares mas inhóspitos


·         Tienes cargadores para tus aparatos electrónicos en todos los sitios que frecuentas


·         Inviertes mucho tiempo pensando en tu próxima publicación de Twitter

·         Te fijas constantemente en cuántas personas siguen tu perfil y cuántas lo comentan

·         Inviertes dinero sin pensar en tecnología, acceso a Internet o plan de telefonía móvil


¿Cómo controlarlo?


De acuerdo con Weinschenk, un primer paso es apagar las señales o alertas automáticas que notifican la llegada de un nuevo correo, una actualización en twitter, o un nuevo mensaje de texto. “Aunque las notificaciones automáticas se han posicionado como características maravillosas de hardware, software y aplicaciones; están causando el síndrome de “la rata en la jaula”. Así que si quieres consentrarte en tu trabajo, lo mejor es que apagues las señales auditivas y visuales para prevenir y romper los lazos de la dopamina.

Hasta cierto punto es normal que estes conectada a tu vida digital, pero cuando la motivación se hace más y más fuerte, te hace perder la noción de las prioridades y puede empezar a perjudicarte en el día a día. Es mejor que detectes los sintómas a tiempo y que tomes medidas…No dejes avanzar una patologia que a simple vista es normal e inofensiva.             
                                                 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.