COMENTARIOS

Los 10 errores que cometen los solteros al buscar el amor

Fuccia.co

Los 10 errores que cometen los solteros al buscar el amor Foto: Ingimage

En la ardua tarea de encontrar al hombre o mujer ideal con la que compartir la vida, los solteros cometen, comunmente, numeroso errores. En realidad, hasta 101, como expone la periodista Alicia Misrahi. Revisa los diez más elementales que debes evitar.

Encontrar la pareja perfecta no es fácil para nadie. Mucho menos cuando uno ya empieza a tener cierta edad y está lleno de clichés, de hábitos inamovibles consolidado a lo largo de los años y de concepciones preestablecidas sobre cómo tiene que ser la persona con la que compartamos la vida. Tampoco si ya se tiene una vasta trayectoria en el campo de las relaciones y, hasta el momento, ninguna de la que hemos mantenido nos ha convencido. Tampoco ha funcionado. 

El libro Todo lo que no has de hacer si buscas amor de la periodista barcelonesa Alicia Misrahi reúne entre sus páginas los 101 errores que, comúnmente, cometen los solteros cuando quieren encontrar a ese alguien con el que compartir su mundo.

Aquí están 10 de ellos, aplicables tanto a hombres como a mujeres:

1. Salir a la calle con la predisposición enfermiza de que vas a encontrar al amor de tu vida en cualquier esquina. Cuanta más ansia se tenga en hallar al compañero ideal, menor será la capacidad autocrítica de la persona, por lo que, muy probablemente, se sufrirán más desengaños y decepciones

2. Una persona desesperada por encontrar pareja ahuyenta a los posibles candidatos, que pueden sentirse intimidados o con una presión exacerbada desde el minuto uno.

3. No entrar en confianza demasiado rápido. Conocer a una persona lleva su tiempo, y desvelarlo todo en la primera cita puede interpretarse como un signo de falta de conciencia con el concepto de intimidad, por un lado, o falta de pudor, por otro. No se puede ir contando nuestra vida a todo el mundo por inercia.

4. Hablar en exceso sobre frivolidades y cuestiones banales impide crear un vínculo con la otra persona. Hay que saber equilibrar las conversaciones y su temática.

5. Contar demasiadas intimidades sobre tus relaciones pasadas. Resulta más conveniente esperar a poner al día a la futura pareja sobre cómo ha sido tu vida amorosa antes de conocerle que hacerlo de inmediato. No es cuestión de ir alardeando de amantes. Tampoco contar todos los pormenores de tu pasado: hay experiencias que están mejor guardadas en el cajón de los recuerdos. Las posturas sexuales que ya has realizado con todo lujo de detalles son una de ellas.

6. Evitar abusar del alcohol en la primera cita (y en la segunda, tercera, cuarta, etc...). Aunque el objetivo sea inhibirse, la ingesta excesiva de bebidas puede provocar, o bien, hablar demasiado y acabar contando confidencias de las que luego uno se arrepiente, o acabar borracho perdido. Ninguno de los dos casos resulta un buen desenlace para encontrar pareja. Y tampoco resulta atractivo recibir el título de borracho.

7. Saber escuchar y no hablar en exceso de uno mismo. No creerse el ombligo del mundo, la persona que se tiene delante también tiene cosas que contar. En caso contrario, márcate un monólogo e intenta que el encuentro pase lo antes posible.

8. En ningún caso, hablar de matrimonio o comentar el nombre que tienes pensado ponerle a tus futuros hijos a los cinco minutos de conocer a alguien a quien quieres frecuentar en el plano sentimental. Hay cosas más interesantes de las que poder hablar y este tipo de comentarios pueden espantar a la persona si se sacan a colación inmediatamente.

9. No pongas demasiado peso en los hombros de la otra persona debido a tu concepción, en muchos casos ilusorio e inalcanzable, del amor. Nadie va a salvarte de tu monotonía o arreglarte la vida. Conoce a la persona sin mayor intención que esa: conocer. Todo se irá dando.

10. Tus inseguridades, déjalas en casa. No es cuestión de ir con aires de superioridad, pero tampoco de volcar tu falta de autoestima allí donde vayas. El negativismo y la pesadumbre alejan a las personas cuando este resulta excesivamente obvio y patente desde el primer encuentro.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.