COMENTARIOS

Fin de año burbujeante

Fin de año burbujeante Fin de año burbujeante

Brindar con champaña para decir adiós al año que se va y dar la bienvenida al que llega es una costumbre que continúa vigente.

Uno de los tantos legados que nos dejaron los griegos es la costumbre de brindar. Hoy, casi 30 siglos después, levantar la copa con champaña tras las 12 campanadas es una de las tradiciones más extendidas en el mundo.

Hay quienes dicen que asegura la abundancia; algunos, que es símbolo del éxito y la prosperidad económica; y otros, que es la bebida infaltable en las celebraciones de Año Nuevo por ser sinónimo de glamour y distinción. Estas son tres interesantes opciones de distintos presupuestos para que junto a tus invitados celebres con lujo este fin de año.

Las tres célebres
Para celebraciones sofisticadas Veuve Clicquot etiqueta amarilla es una gran alternativa, más suave y delicada. Esta champaña representa un contraste emocionante entre la herencia y el prestigio de la casa y su actitud innovadora.

Es una de las dos champañas más vendidas del mundo y tiene más de 230 años de historia y tradición. Su color es dorado con reflejos amarillos, y espuma abundante y fina. Tiene aromas a frutos blancos y frutos secos al principio, luego a vainilla y finalmente a pan dulce.

Cuando se trata de lujo en su máxima expresión, Moët & Chandon ocupa el primer lugar. El éxito de esta champaña se debe al talento de sus vinicultores y a un estricto control en todas las etapas de su elaboración, desde el cultivo de las viñas hasta el envejecimiento del vino.

Dom Pérignon representa la tradición de calidad, refinamiento y sabiduría del genio Pierre Pérignon, creador de uno de los íconos franceses más importantes del mundo. Fruto del desarrollo y perfeccionamiento de las técnicas del Monje Pérignon y del trabajo de toda su vida, surgió en ese siglo lo que hoy se conoce como el “método champenoise”, una receta de éxito que utilizan aún hoy los maestros bodegueros de Dom Pérignon y que garantiza la calidad de la bebida. Un sorbo de glamour inolvidable para los que conocen el verdadero placer de la más rancia tradición francesa.

La temperatura ideal para disfrutarla
Para sentir todos los sabores y matices de las champañas, la recomendación es tomarla luego de enfriarla hasta los 7° C. Sigue cualquiera de estos pasos para lograr la temperatura perfecta:

* En hielera con abundante hielo y agua es el método más rápido. Una botella pierde alrededor de 1° C cada 2 minutos durante los 20 primeros minutos.
*En funda de congelación. Esta técnica es casi tan rápida como la hielera y más práctica. Enfría alrededor de 1° C cada 3 minutos.
*En el congelador. La bebida pierde 1° C cada 4 minutos.
*En nevera. Si bien es el medio más lento también es útil si no hay otra opción. El proceso tardará entre 3 y 4 horas para conseguir lo que los otros métodos logran en 30 minutos.

Cómo servirla
La copa ideal para servir y disfrutar de la champaña es la flauta. Recuerda evitar lavar el cristal con jabones fuertes porque es posible que no aparezcan las burbujas características de esta tradicional bebida de fin de año.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.