COMENTARIOS

Gasta con sabiduría

Gasta con sabiduría Parece difícil creer que ahorrar en un supermercado

Aprende cómo ahorrar haciendo las compras más básicas. Saber cómo están diseñados los supermercados y sus estrategias te será de gran ayuda.

Parece difícil creer que ahorrar en un supermercado sea posible porque los precios no varían mucho de un lugar a otro y las ofertas no son constantes. Sin embargo, hay algunos trucos que te pueden servir para aprender a comprar y así no dejarte guiar sólo por la marca. Sigue estas recomendaciones y notarás el cambio en tu bolsillo.

A caminar. Para encontrar las ofertas debes ir hasta la parte de atrás del supermercado o de la sección pues, por lo general, es allí en donde se ubican los productos con mejores precios o de cierre de temporada. Esa disposición no es casual: la tienda pone allí dichos productos para que tu debas ver todo lo que hay mientras caminas. Lo que buscan es que en el recorrido te detengas a tomar varios artículos más.

Por supuesto, lo anterior también explica porqué los alimentos básicos (leche, huevos, carnes, panes, etc.) están ubicados lejos de la entrada. El consejo en este sentido es tener claro qué es lo que verdaderamente necesitas y concentrar tus compras en adquirir sólo esos productos.

Stop. Presta atención a tus antojos y evita las compras compulsivas. El momento identificado en el que es común que te dejes llevar por tus impulsos y compres sin pensar es cuando ya estás cerca de la caja registradora. Esta es la razón por la que en esta zona son ubicados los productos que cuando son comparados con otros similares, resultan más costosos. También están aquellos que parecen puestos ahí por casualidad como los chocolates, los cigarrillos, las gaseosas o las cervezas, pero cuyo objetivo es estar al alcance de tu mano para que los lleves sin dar rodeos.

Al contrario. Una simple mirada hacia la izquierda puede hacerte ver un producto más barato. Esto pasa porque los especialistas en mercadeo saben que la mayoría de la gente es diestra y por lo tanto dirige su mirada hacia la derecha. Haz el ejercicio y comprobarás que lo que te decimos es cierto.

De arriba abajo. Aunque no es una regla general, si es claro que los artículos más costosos están ubicados entre 1,20 y 1,80 metros del suelo. Esto tiene una explicación sencilla: esa es la altura promedio de la mirada de una persona, lo que hace que ésta vea primero los productos que se encuentran ahí exhibidos. Las marcas propias de los supermercados también están a ese nivel porque dejan un margen de ganancia más amplio para la tienda. La indicación es mirar tanto arriba como abajo para estudiar bien la oferta.

¡Oh casualidad! Una estrategia de mercadeo muy utilizada por los comerciantes es ubicar dos artículos ‘distintos’ muy cerca uno del otro. Es por esto que cuando, por ejemplo, vas a comprar un licor encuentras casualmente y justo al lado un paquete de maní, nueces o pistachos de gran calidad y valor; o al lado de la carne un salsa tipo gourmet. Lo que debes analizar en este punto es que ese artículo complementario que encuentras a la mano, es por lo general el más costoso de su categoría, así que busca la mejor oferta.
Cuéntanos si estos tips te funcionaron o cuál es tu estrategia para ahorrar cuando vas de compras.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.