COMENTARIOS

La 'Loba' que todas llevamos dentro

RevistaFucsia.com

La 'Loba' que todas llevamos dentro Foto: Thinkstock

¿Qué o quién es una loba?, el primer concepto que se nos viene a la mente es el de aquella mujer que se caracteriza por sus pintorescos comportamientos y por sus extravagantes gustos, a la que le gusta exhibirse y mostrar lo “sexy” que puede llegar a ser, incluso algunas definiciones la representan como una mujer sensualmente atractiva (aunque no lo queramos aceptar)

En un mundo moderno, en donde la mujer sigue luchando por alcanzar su igualdad en todos los campos con el hombre, resulta paradójico hablar de una mujer loba salvaje y libre.  La  loba de la que hablamos, sobrepasa las características fìsicas y típicas del estereotipo que tenemos sobre este animal tan subestimado y maltratado, que a pesar de sus múltiples cualidades, no es propiamente el modelo a seguir de la mayoría.  La loba que llevamos dentro  es muy diferente, es una mujer llena de fuerza, que demuestra a través de su lado salvaje  todo el potencial y la fuente de vida de la que está hecha.

Aprendiendo a ser salvaje
El concepto de lo “salvaje” sobrepasa lo instintivamente animal y se traslada a vivir una existencia armónica con la naturaleza, en la que la fuerza del corazón es la guía espiritual, es el centro de la vida, es aprender a perder el miedo y a dejar de temerle al poder que logra superar las adversidades y que todas las mujeres deberíamos dejar salir para vivir mejor.

Como lo menciona Clarissa Pinkola Estes en su libro “Mujeres que corren con los lobos”, la mujer salvaje vive al interior de todas, es espontánea, está llena de energía pero además,  ha sabido adaptarse a un mundo lleno de depredadores, ha aprendido a ser astuta  y sabe portegerse porque ha sabido aprovechar las experiencias para sobrevivir.

No hay que desconocer que la mujer salvaje  ha sido, es y será siempre en esencia,  la femina  de la creación, pero que como sus maestros los lobos,  ha sabido adaptarse en el mundo que la rodea.
Pinkola Estes abre una invitación a las mujeres para que logren desarrollarse a través de la creatividad y la intuición, características que por siglos han  sido menospreciadas por no saber explorar este poder mágico para lograr la felicidad, no el poder de la fuerza y los músculos sino el poder de vivir con lo que tenemos, sosteniendonos cada día para vivir mejor.

Claves del espíritu femenino

Clarissa Pinkola afirma que las mujeres desde siempre han construido su ser desde una mujer salvaje, una mujer que a su vez está en vía de extinción, ¿La razón?, en realidad son muchas, especialmente en un mundo en donde la mujer sofisticada, estilizada y completamente “domesticada”, son los modelos a seguir, nada más lejano de la realidad, porque a pesar de ser un tanto antagónicos, la feminidad y el salvajismo conforman la mujer hermosa y empoderada que sabe cómo vivir armónicamente a través de sus instintos, creatividad, pasión salvaje y sabiduría eterna.

El espiritú femenino tiene el poder de ser todo en uno,  es loba sí,  pero también es princesa, una princesa urbana que sobrevive en una jungla de asfalto construida con todos los personajes de los cuentos de hadas y de la mitología eterna, en donde la bruja, la doncella, la anciana sabia, la curandera e incluso, la mascota perceptiva, se unen en un mismo espíritu.

Este espíritu vive como la naturaleza, Pinkola afirma que “si vivimos como respiramos, tomando y soltando, no podremos equivocarnos”.

Ser mujer es un privilegio y es poder, lo importante es aprender a sacarlo y lograr como los lobos adaptarnos a todas las vivencias de aprendizaje que se nos presentan a diario, manejando los retos con sabiduría, ímpetu y  naturalidad,  especialmente en un mundo en el que los prototipos fìsicos de perfección desvalorizan el verdadero sentido de la vida.

Es importante estar bien por fuera, pero lo es más estarlo por dentro, sana y tranquilamente, en donde el poder del alma conecta nuestra naturaleza salvaje en pro de nuestro beneficio y del de aquellos que nos rodean.

Algunas “salvajadas”:
•    Expresa tu propia alegría a través de arte, el juego y la lúdica. La risa y la alegría, son  la mejor manera de sacar el potencial de nuestro espíritu, dan vida y nos hacen vernos más bellas.
    Baila sola o acompañada, el poder de la creatividad desarrolla habilidades que nos ayudan a pensar y sobrevivir de manera diferente.
•    Cada cuerpo está perfectamente creado, es único y adecuado, como lo menciona  Pinkola en su libro  “No existen los “debería” en los cuerpos.  No se trata del tamaño, de la forma o la edad, y ni siquiera se trata de tener dos de cada cosa, pues algunos no tienen. Pero la cuestión salvaje es: ¿Sientes este cuerpo? ¿Tienes una conexión apropiada con el placer, con el corazón, con el alma y con lo salvaje? ¿Tienes felicidad y alegría? ¿Puedes a tu manera propia moverte, bailar, zangolotearte, oscilar, embestir? ¡Nada más importa!, hazlo saludable, aliméntate bien y sin arrepentimientos, disfruta de las pequeñas cosas de la vida.

Ama salvajemente pero ten  en cuenta que “Amar significa abrazar y al mismo tiempo soportar muchos, muchos finales y muchos, muchos comienzos —todo en la misma relación.”

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.