COMENTARIOS

¿Quién manda a quién?

¿Quién manda a quién? Quién manda en la relación de pareja.

Tener la última palabra, manejar los gastos, imponer tu voluntad, en fin… llevar las riendas de la relación. En tu caso ¿quién ejerce el papel dominante?

Algunos investigadores afirman que el equilibrio en una relación es puro y físico mito porque siempre hay uno de los dos que, voluntaria o involuntariamente, tiende a dominar. Pero esto no causaría ninguna sorpresa de no ser porque el mismo estudio reveló que en una relación de pareja en la que el hombre manda hay menos conflictos a pesar de que él, por su misma naturaleza y entorno cultural, tiende a ser más estricto.

Al parecer todo radica en que los hombres de personalidades fuertes –OJO no machistas- se muestran muy serios en sus trabajos o entornos sociales pero al interior de sus relaciones son condecendientes por lo que evitan al máximo los conflictos y ceden ante argumentos con validez. Caso contrario ocurre con las mujeres para las que es más difícil perdonar y olvidar, y en consecuencia, dar por terminada una discusión.
Esto quiere decir que si es el hombre es quien finalmente toma las decisiones, éstas son resultado de la razón y no del corazón o la rabia en el caso de algunas mujeres. Sin embargo, esto no es motivo para preocuparse o sentirse doblegada, al contrario tiene mucha lógica y explica también el poder de la mujer.

Piénsalo de esta manera: si finalmente el hombre que lleva la relación tiende a ceder bajo los buenos argumentos de su pareja para evitar disgustos o para solucionarlos más rápidamente, eso quiere decir que el equilibrio está en la capacidad de persuación de la mujer y en la de sensibilidad del hombre, lo que demuestra que ni él es tan rudo y estricto como lo pintan, ni tu tan abnegada o sumisa o que te quieren hacer ver, simplemente hay una dinámica en la relación.

En unas se gana, en otras se ‘pierde’

Bien reza el dicho “para pelear se necesitan dos”. Pues para tomar una decisión también, para vivir en pareja igual y de la misma manera para innumerables circunstancias de la vida. Esto quiere decir que el ser humano necesita del otro para aprobar o desprobar algo y por eso es tan importante contar con la opinión de quien está a tu lado y comparte contigo.

Lo anterior demuestra que en algunas cosas tu puedes tener toda la razón y en otras no y eso no te quita ni autoridad, ni credibilidad ni autonomía. Simplemente demuestras que estás dispuesta a escuchar a tu pareja y a tomar la decisión que más convega A LOS DOS.

Si por el contrario te molesta tener que ‘ceder’, si efinitivamente sólo te importa tu beneficio y sentirte dominante, y si tienes claro que buscas a como de lugar que las cosas se hagan tal cual como tu dices, entonces es momento de revaluar si estás preprarada para una vida en pareja.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.