COMENTARIOS

Sal a flote de una crisis

RevistaFucsia.com

Sal a flote de una crisis Thinkstock

¿Tu relación se va a pique? Existen tres formas de naufragar y superar la tormenta. Aquí te contamos cuáles.

A veces, con el paso del tiempo y la rutina, las parejas pueden caer en un punto muerto, un estancamiento que termina por aniquilar la pasión. La sicóloga experta Ana Morales, nos explica los tres tipos de agotamiento afectivo y cómo hacer para evitar estas situaciones. Toma nota:

1.    Naufragio por intensidad.

Cuando la tracción es muy fuerte, pueden crearse al inicio de la relación expectativas desmesuradas que luego son imposibles de cumplir. Crear este tipo de idealizaciones es un error común, que debe identificarse desde el principio y hacer los correctivos necesarios para detenerlos. La clave: no idealices a tu pareja y analiza si puede realmente satisfacer tus expectativas. La objetividad es clave para todo inicio de una relación.

2.    Naufragio por contagio.

En algunas parejas sucede que uno de los dos imita la forma en el otro resuelve los conflictos. Así, si uno de los dos se desborda, el otro hace lo mismo y no puede equilibrar emocionalmente a la pareja, lo que termina por enfrentarlos. La clave: no dejes que la apatía del otro te asuste y piensa primero en ti. Cuida tu estado emocional y físico y evita depender en exceso del otro, porque puedes agobiarte y generar rechazo.

3.    Naufragio por agotamiento.


Este tipo de situaciones suele darse especialmente en personas que asumen varias funciones a la vez y terminan agobiándose y generando lo mismo con su pareja, por querer abarcarlo todo. No puedes ser madre, novia, amante, esposa, cocinera, sicóloga, directora de escuela, porrista... Te agotarás. Si crees que puedes con todo –lo valoramos y seguro tu pareja también- pero en algún momento te consumirá la crisis; y es que las cargas se dividen, tenlo en cuenta. La clave: detecta cuándo y cómo empezaste a sentirte tan cansado y presionado. Trabaja en lograr una distribución más equitativa de las tareas del hogar y vas a sentirte más acompañado y feliz con tu pareja.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.