COMENTARIOS

Soltera y a la orden: cómo encontrar pareja antes y después de los 40

RevistaFucsia.com

Soltera y a la orden: cómo encontrar pareja antes y después de los 40 Un gimnasio, una clase de manualidades o un curso de idiomas, paseos campestres los fines de semana y hasta una excursión, son terrenos para la acción y conocer gente nueva. (Foto: Thinkstock)

¿Alguien dijo que el tamaño importa? Mentira. Lo mismo pasa con la edad, nunca se es muy vieja o muy joven para vivir las mieles del amor. Los kilos que sobran, la falta de energía y hasta el apetito sexual no son pretextos válidos para que te cohíbas de salir de “compras” y toparte con la media naranja que te faltaba. Hay de todo tipo y para todas las edades, pero primero aprende a utilizar tus recursos.

Muchas mujeres son felices con la soltería y aprenden a vivir con ella. De hecho, otras tantas le corren al compromiso  y gozan de su independencia. Bien sea porque llevas mucho tiempo en ese estado de suspensión o porque definitivamente lo que menos te gusta es estar sola, tal vez es momento de salir, trabajar en tus opciones  y decir con orgullo que tu estado civil pasa de “soltera” a “felizmente con pareja”.

Las más jóvenes se quejan porque los hombres las persiguen solo para llevarlas a la cama, mientras que las adultas porque ni siquiera las miran para eso. Para gozarse la cacería y encontrar al indicado, debes ir con calma y olvidar la maratón a contrarreloj.

  Defínete de una vez: Como la misión no es agarrar al primero que se atraviese sino al mejor, sé selectiva y exigente al momento de la búsqueda. Escribe una lista de cualidades, esta será tu primera pista. Para pasar el rato, hay montones, pero cuando quieres enseriarte y que se enserien contigo, debes ser muy cuidadosa al momento de darle el aval a un hombre. Experimentar también es válido, siempre y cuando sepas que esa persona se ajusta a lo que quieres. De lo contrario, los conflictos se asoman en el horizonte, sobre todo si ya pasas los 40 años y lo que menos quieres es salir de recreo. La exigencia es igual a calidad.

  Los amigos de mis amigas son mis amigos: Para agrandar tu círculo social, una vía genial es meterte de narices en los de tus amigas.  Tus confidentes más cercanos, aquellos a los que les puedas contar con honestidad sobre tus objetivos de búsqueda, son perfectos cupidos en este tipo de situaciones. No te apenes, que es preferible una vez descolorida que una vida soltera. Pégate a las fiestas, reuniones y salidas recreativas y aprovecha tu cuarto de hora (la nueva, si entra con pie fuerte, puede ser la sensación del día) para darte a conocer y ser amena. Pedir el teléfono aún sigue siendo una opción demasiado directa para muchas. ¿Lo mejor? El informal pero muy personal: el perfil de Facebook mantiene el contacto constante.

 Ama de casa soltera y desesperada: Para aquellas que viven solas, están retiradas de su vida laboral o se han divorciado. Usa tu tiempo libre no solo para distraerte y recrear tu mente, sino para incursionar en espacios donde prolifere la  interacción social, y, mejor aún, la testosterona. Un gimnasio, una clase de manualidades o un curso de idiomas, paseos campestres los fines de semana y hasta una excursión, son terrenos para la acción y conocer gente nueva. Trata de que el espacio sea acorde a tu edad y encuentres ese mismo público.

Arriésgate a la pasión de primípara:
Robert Sternberg, experto en relaciones sentimentales, propone una excelente opción: el triangulo amoroso. Intimidad, pasión y compromiso son claves para arrancar y mantener una relación sólida. Como hasta ahora estás dando tus primeros pasos, ¿qué debes hacer? Pasarla bien sin dejar de lado que requieres del compromiso para funcionar. Desde un principio deja ver tu lado más sexy, atractivo y apasionado aprovechando aquel con el que se despertó la química. El sexo o el erotismo no quita el hecho de que también esperes solidez y seriedad de tu nueva pareja.

  ¿Y cuando lo de allá abajo no funciona?: Hormonas enloquecidas... pero no precisamente a tu favor. Cuando la libido desaparece, hay una disminución (normal) de hormonas, cuya solución directa es ir al médico para que te formule un tratamiento de reemplazo hormonal. Esto no solo colabora para que no dejes escapar “las ganas”, sino que te alivia de las comunes molestias de la menopausia. Otro de los inconvenientes que aparecen con la edad es la resequedad vaginal. La solución es mucho más sencilla que el problema: lubricantes de silicona o agua.

  Entre colega y colega, más me arrimo: Si las cosas no han funcionado con tus compañeros de oficina, es momento de que extiendas tus horizontes y cruces la puerta e interactués con todos aquellos que rondan en el edificio. Las fiestas de la empresa, la despedida de la oficina, la típica torta de cumpleaños comunitaria o la cafetería en horas de almuerzo y onces son horas del día para contonearte y conocer gente nueva. Supera la timidez y apóyate en la diplomacia: saludos y sonrisas al que se cruce por al frente, cosa que no pases desapercibida. Ojo a esta estadística: las dos terceras partes de las personas conoce a sus parejas a través de sus trabajos. Si andas en tiempo sabático o eres pensionada, el trabajo voluntario es una grandiosa opción, además que te ayudará a ocupar tu tiempo es cosas productivas y entrar nuevamente “en sociedad”

  Cuídate por dentro y por fuera:
Para irradiar confianza, tienes que sentirla. Arréglate, haz ejercicio o sal de compras. Una apariencia atractiva y saludable atrae y te motivará a arriesgarte más y tomar  la iniciativa. Lo que menos necesitamos al momento de la conquista son chicas tímidas y relegadas.

 Enamórate por la web...y con cautela: Conocer gente en la web es más que común, pero te aconsejamos hacerlo en una “cadena conocida”, es decir, con amigos/familiares de tus amigos. Las salas de chat están mandadas a recoger, no solo por su poca capacidad de interacción sino por su banalidad. Los perfiles de Facebook o el Twitter tampoco son seguridad si se trata de completos extraños: muchos usan este medio para timar a la gente y engañar a mujeres, por ejemplo, que van con la única finalidad de encontrar pareja. Haz un trabajo de campo con conocidos de tus amigos y pregunta por ellos, agrégalos a tu perfil, chatea y observa qué tal va la cosa por este medio. Comiencen a conocerse a través del cupido virtual.

  Cero fantasías: No te dejes enfrascar en una relación fantasiosa, aquellas en las que imaginas cosas y sacas potencial de donde no lo hay. Es más común de lo que parece y no le sucede a las mujeres “locas”. El chico del trabajo que es amable y crees gustarle pero nunca pasa nada, la llamada que nunca llega de aquel que conociste en el bar o el hecho de vivir atadas a que nuestro gran amor del pasado vuelva de rodillas. Todo es más producto de las fantasías que de las posibilidades reales que tienes. Con esto gastas muchísima energía y hasta tu autoestima puede irse al piso.


 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.