COMENTARIOS

Te amo, pero quiero otro: las realidades de la monogamia

Por: María Fernanda Gómez

Te amo, pero quiero otro: las realidades de la monogamia Foto: Thinkstock

De acuerdo con Christopher Ryan y Cacilda Jethá, autores de un libro muy interesante llamado “Sexo al Amanecer: Los Orígenes Prehistóricos de la Sexualidad Moderna”, la institución del matrimonio está pasando por una etapa bastante difícil.

El índice de divorcios ha crecido de manera monumental y hoy existen más padres solteros que hace 20 años.  Las parejas que siguen juntas están viviendo una decadencia sexual y la falta de pasión con sus parejas va en aumento.

¿Será que la fuerza del amor y el poder sexual van de la mano? ¿Será que la imposición de la monogamia mata la atracción? ¿Será que esa promesa “ser fiel hasta que la muerte nos separe” es la máxima tentación para despertar nuestra verdadera esencia?

Ellos sostienen que después de haber analizado la condición humana desde una perspectiva biológica, tanto el hombre como la mujer no están hechos para vivir mucho tiempo al lado de la misma persona.  Ryan, PHD en Psicología y Cacilda, Médica Psiquiatra se dedicaron a investigar los orígenes antropológicos, arqueológicos, sicológicos de la humanidad desde sus inicios analizando a todas las tribus existentes alrededor del mundo hasta hoy y  llegaron a una: la monogamia y el núcleo familiar ha sido un invento reciente de las religiones y de ciertos sistemas culturales que nada tiene de natural con el principio en sí de la esencia del Ser. En la prehistoria  el pueblo vivía en una cultura en dónde no había posesión sexual. Vivían en grupos más pacíficos y para ellos era perfectamente normal tener interacción sexual y seguían de forma natural la condición real de la especie: crecer y multiplicarse  pero sin posesión.

La institución del matrimonio en el occidente está pasando por momentos muy complicados porque se está confrontando con la realidad de nuestra especie. Ellos argumentan que para que exista una verdadera estabilidad marital, que siempre ha sido y será algo que nos brinda estabilidad social, es crucial entender y conocer cómo es la sexualidad humana, definición que ha sido distorsionada por el concepto de “pertenencia sexual”.

Alrededor de 8000 años AC  con el advenimiento de la agricultura vinieron los grandes cambios para la humanidad,  en el manejo de su  sexualidad, en la economía, en las leyes y fue en ese momento en donde nació la pertenencia sexual.  Cuando la gente vivía en pequeñas aldeas  el sentido de propiedad no existía; se compartía la comida, el cuidado de los niños y todo  era de todos y para todos, pero a raíz de la siembra, los padres empezaron a preocuparse por saber quién era el hijo biológico para dejarle su tierra y así empezar a proteger a su descendencia.

Curiosamente, los que son más fieles y respetuosos son los homosexuales. Ellos sí tienen claro que el sexo y el amor son dos cosas muy diferentes y cuando deciden estar en pareja es porque así lo desean sin imposición de nada ni de nadie. Han pasado por procesos internos importantes y el hecho de salir del clóset les ha mostrado qué tan fuerte es su relación. Se aceptan como son. El heterosexual  busca la monogamia  en su matrimonio y el primer causal de divorcio es la infidelidad.  Estamos entrando a la Era de Acuario,  la era de las comunas, de la libertad, del compartir, ¿estamos volviendo a la esencia?   ¿Será que el matrimonio no es necesariamente sexo?

El matrimonio debe estar  basado en cosas mucho más profundas y más duradera que el acto sexual, sobre todo cuando hay niños de por medio;  pero lo que sí tengo claro es que una unión debe ser lo suficientemente apasionante y segura para disfrutarla sin la tragedia de los celos y la posesión.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.