COMENTARIOS

¡Vieja, gorda y feliz!

RevistaFucsia.com

¡Vieja, gorda y feliz! Thinkstock

Un estudio inglés demuestra que los años más felices de la vida se encuentran en el periodo de los 40 a los 60 años, cuando las preocupaciones de la vida diaria han disminuido sustancialmente.


“Se es joven solo una vez”, dice el refrán para indicar que la vejez se encuentra a la vuelta de la esquina de la edad media: rigidez de las articulación, desvanecimiento de la vista y mayor fragilidad corporal. La tendencia obsesiva de la televisión por mostrar modelos jóvenes solo parece reforzar la idea de que se deben atesorar los años felices de juventud, antes de que sea demasiado tarde, justo en la cuesta debajo de los 30.

Sin embargo, investigaciones recientes sugieren todo lo contrario. “Con la vejez llega la felicidad”, es la conclusión de un nuevo estudio realizado por una destacada universidad del Reino Unido. El estudio utiliza ocho indicadores diferentes para medir la calidad de vida, que incluyen la salud mental, el dolor, el funcionamiento social y la salud mental.

El estudio encontró que la gente reporta una mejor calidad mental a medida que madura, a pesar de una disminución de la calidad de vida física. En la edad media, comprendida entre los 40 y los 60 años, incluso temas como la obesidad no afectan esta tendencia, con un índice de masa corporal superior a 30 es considerado como un peso saludable; ¿querría decir esto que pasar a la edad media no es tan malo?

Esta noticia se deriva de la investigación anterior, en el año 2010, realizada por el profesor Andrew Oswald, de la Universidad de Warwick. Oswald identificó que la felicidad de una persona se erosiona gradualmente a partir de sus años de adolescencia tardía, de los 15 a los 18, hasta los 50 años de edad. Durante este periodo, las personas suelen estar más deprimidas. Tal vez esta sea la explicación de la crisis de la edad media, que podría ser el resultado de esta ansiedad.

Cuando la edad media comienza a pasar, se presenta un aumento repentino en el bienestar mental, que va aumentando hasta la muerte. Esta circunstancia, representada en una gráfica, sería un sifón que conduce a la felicidad.

¿Felicidad para todos?
Podría pensarse que esta felicidad de la que habla el estudio está reservada únicamente para jubilados millonarios que se sientan en playas paradisiacas. Pero al parecer no es así.

Colombia fue incluida en el estudio junto con otros 71 países encuestados por Oswald y David Blanchflower, profesor de economía de la Universidad de Dartmouth. Los resultados contribuyeron a la media mundial en la que la vida de las personas comienza a ser más feliz desde la edad de 46 años.
Hay muchas razones que podrían explicar tales hallazgos. Tal vez las personas mayores son más ricas y tienen más dinero para gastar, pero no es así, las situaciones controladas del estudio tomaron en cuenta la situación laboral y de riqueza, e incluso la cantidad de hijos, y el sifón seguía estando allí. Siendo esto así, la idea de que a la edad media se le suma casi automáticamente una cierta nostalgia es producto de circunstancias particulares de una persona, no de la media en general.

La explicación científica
¿Qué causa esta curva, con aparente forma de U, con respecto a la felicidad, que persiste en diferentes partes del mundo desarrollado y en desarrollo? Una posibilidad es que las personas aprenden a adaptarse a sus fortalezas y debilidades y, en la mitad de la vida desecha las aspiraciones inviables que causan estrés en los más jóvenes”, dijo Oswald para medios de comunicación.

Felicidad para ti
En este panorama, ¿qué puedes hacer para mejorar tus posibilidades de envejecer feliz? Los datos del estudio sugieren que, aunque el peso no sea un obstáculo para la felicidad, hay otros factores que tienen efecto. El sueño, por ejemplo, es uno de ellos, las personas que dormían entre 6 y 8 horas al día, tenían más probabilidades de tener un trato con los más altos puntajes a nivel mental y físico, que los que dormían menos de 6 o más de 8.

Oswald también sugirió que es muy probable que la persona misma se de cuenta de que la sensación de insatisfacción con el transcurso de la vida propia, como pasa durante la edad media. Esta condición puede aportar incluso al apoyo de personas que deben sobrevivir también a esta etapa.

Siguiendo el estudio, la próxima vez que te veas al espejo y notes los signos de envejecimiento que se aproximan por tu rostro y tu cuerpo, o cuando te sientas llena de celos por una piel perfecta o por un estómago plano, recuerda que los años más felices están por venir. La edad no solo trae sabiduría, sino transformación mental.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.